Año XIX - Madrid, Lunes 10 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Carmen París

Rafael Alba / 29-09-2016
Han pasado unos cuantos inviernos desde que Carmen París ampliara hasta el infinito el significado de la palabra fusión con su manera única y personal de entender y administrar el legado del folklore. Pero la vitalidad de su propuesta mantiene intacta, o casi, la tersura de los primeros tiempos.

París dio un paso al frente con la osadía de los revolucionarios y le enseñó a una afición atónita que la jota, ese ritmo ternario que es tan aragonés como del resto de España, podía enriquecerse con un mestizaje natural, gracias a su interacción natural con otras músicas contemporáneas y ancestrales.

Su firme decisión contribuyó a rescatar una música vital y profundamente enraizada en el alma popular del apolillamiento al que parecía estar condenada irremisiblemente. Hasta que alguien tuvo el valor de abrir las ventanas y airear una casa cerrada que necesitaba ventilarse con aire fresco para volver a ser habitable.

Ahora la artista, tras una carrera sobre los escenarios que suma ya 30 años, ha decidido reunir en un nuevo espectáculo sus canciones más significativas para celebrar la efeméride e irse de gira con este nuevo montaje, titulado ‘En Síntesis’, por España y algunos países lejanos como La India, Estonia, Rumania y Bulgaria.

En estos conciertos, según la información que ha facilitado a la prensa la oficina de la artista, la cantante hará un profundo repaso a los cuatro discos que han marcado la evolución de su carrera: ‘Pa' mi genio’, ‘Jotera lo serás tú’, ‘In-Cubando’ y ‘Ejazz con jota’. Obras que se vieron favorecidas con el aplauso conjunto de la crítica y el público.

Para estas actuaciones tan especiales, Carmen París ha decido presentarse acompañada por el pianista uruguayo Diego Ebbeler y el cantante madrileño-parisino Jorge Tejerina, un par de compañeros más que competentes que también han navegado con frecuencia las levantiscas aguas de la fusión intercultural.