Año XIX - Madrid, Lunes 17 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

DePedro

Rafael Alba / 30-09-2016
Una guitarra viajera y el poder de sanación de una mirada limpia. Estos son los dos elementos que DePedro, el ‘alter ego’ artista de Jairo Zavala, parece haber usado para construir el mundo musical que nos ofrece en ‘El Pasajero’, el último episodio, hasta el momento, de una carrera de fondo que avanza pausadamente hacia la meta.

Y tenga o no tenga este disco, el poder de cambiar el punto de vista de quienes decidan escucharlo que le atribuyen algunos escritores entusiastas, sí acumula unos cuantos elementos atractivos que le hacen merecedor de que cualquier buen aficionado le otorgue, cuando menos, una parte de su tiempo disponible.

A estas alturas no resulta necesario hacer un recuento de las facultades musicales de Zavala, convenientemente acreditadas. Ni tampoco de su forma particular de apropiarse para bien de los ritmos y las fórmulas narrativas que se encuentra por el camino para construir con ellas, o a través de ellas, un discurso musical propio y coherente.

Hay ciertamente algo poderoso en esas músicas populares que han sobrevivido a los siglos, gracias a la utilidad que aún tienen como guardianes del legado sentimental de los pueblos y hace ya bastante tiempo que Depedro decidió conectar con las inquietudes intemporales que laten en el interior de las canciones que nunca dejaron de tararearse.

¿Recuerdan lo que suele haber en ellas? Quizá Relatos de esperanza y dignidad, de trabajo duro y amores ganados o perdidos, invitaciones al baile y a la fiesta o evocaciones sinceras de los paraísos lejanos en los que quedó enterrada la ingenuidad de la infancia. Casi lo mismo, que nos ofrece Depedro en su nuevo disco.

A partir de aquí, cada oyente es soberano a la hora de decidir si el paciente y concienzudo trabajo de Zavala ha conseguido o no su objetivo. Y es probable que este disco provoque alguna división de opiniones saludable entre los críticos. Sobre todo, porque no quizá no sea fácil permanecer indiferente ante una obra tan honesta. Ustedes verán.