Año XIX - Madrid, Viernes 14 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Guadi Galego

Rafael Alba / 17-10-2016
Tras abandonar Berrogüeto, la cantante gallega Guadi Galego inició su carrera en solitario, un verdadero salto al vacío que, de momento, tuvo su recompensa, entre otras cosas porque su disco de 2014, el maravilloso ‘Lúas de Outubro e Agosto’, alcanzó un merecido reconocimiento de la crítica y el público.

Pero ya saben aquello que se dice de que en España un artista sólo vale lo que vale su último trabajo. Y, dentro de unos días Guadi tendrá que cruzar ese puente y examinarse de reválida. Le toca confirmar lo conseguido hasta ahora e intentar volar más alto si puede. Un reto inquietante, sin duda.

Aunque, probablemente, Guadi pase el examen con nota. Al menos si las canciones de ‘O mundo está parado’, su próximo disco a punto de ser publicado, se mueven en los mismos parámetros establecidos por ‘Cedeira’, el primer single, que ya puede escucharse desde hace unos días en las plataformas de ‘streaming’ habituales.

Guadi lleva ahora algunos ropajes de cantautora y compone siempre la mayor parte de las canciones que suenan en sus discos. Y, obviamente, en su música de ahora aún se aprecian los ecos de esos sonidos tradicionales que cultivo durante muchos años cuando militaba en su antigua banda. Pero la cosa no queda ahí.

Hay también alguna que otra conexión con ese pop adulto y. ¿por qué no decirlo?, que practican otras damas que como Galego se atrevieron a poner en cuestión los límites del folk en sus fecundas carreras en solitario. Artistas como la irlandesa, Mary Black, por ejemplo, que se atrevieron a conquistar las listas de éxitos sin perder la esencia.

Algo que debería estar al alcance de Guadi, que parece lista para derribar los límites de su mercado natural. Aunque, eso sí, ella tiene un problema añadido a todos los que aporta ya este tiempo de rebajas. Ella prefiere cantar en gallego a hacerlo en inglés. Y eso, no está demasiado bien visto últimamente, entre las ‘cabezas mal pensantes’ de esta industria provinciana.