PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Viernes 20 de Julio de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Muñeco

Rafael Alba / 25-10-2016
Hace seis años que Albert, Raúl y Raül, el trio de guitarristas y bajistas que fundó Muñeco, echaron a andar este proyecto, basado en los temas instrumentales, en el que la electrónica y los ecos del viejo rock alemán juegan un papel fundamental. Una mezcla que, sin duda ,puede funcionar en las pistas de baile. Pero no sólo allí.

En 2012, la banda quedó completa en su configuración actual de quinteto cuando Manel a los teclados y otros artilugios y Xoan a la batería se integraron en la alineación titular. Poco después llegó su presentación en sociedad con un disco autoeditado 'Muñeco EP' y tras dos años intensos sobre el escenario ficharon por el sello El Genio Equivocado.

Desde entonces han grabado dos álbumes, 'Ocurre' en 2014, que les abrió muchas puertas, entre ellas las del Primavera Club y les permitió ejercer de teloneros de bandas como Delorean o El Columpio Asesino y el último en llegar 'Teoría del cielo', con el que aspiran a consolidar las posiciones conseguidas hasta ahora.

La critica ha valorado la inclusión de nuevos ambientes sonoros en el paisaje habitual de la banda que, según escriben los expertos de la revista especializada 'Mondo Sonoro' ha corrido riesgos al acercarse a nuevos territorios con la inclusión de “generosas dosis de electrónica, música de baile, ambientes cinematográficos o incluso pinceladas exóticas”.

En mi opinión se trata de un disco sorprendentemente ligero y agradable de escuchar, a pesar de estar compuestos por unos temas bastante largos cuyos desarrollos instrumentales parecen basados en secuencias sonoras de cierta similitud que aparecen y desaparecen a lo largo de las canciones para aportarles una textura bastante peculiar.

El álbum dura cuarenta y cinco minutos, repartidos en solo siete canciones, lo que puede despertar inicialmente algún recelo a la afición, al menos si comparten mi prevención ante los minutos musicales insustanciales que tantas veces tenemos que padecer. Pero les aseguro que es este no es el caso. Aquí cada segundo cuenta.