PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Viernes 25 de Mayo de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Marcos Cao

Rafael Alba / 29-11-2016
Tras cinco años de paciente trabajo solitario y de cincelar canciones con pulcritud artesana en su estudio privado, Marcos Cao, antiguo componente de La Sonrisa de Julia, se ha atrevido a volver a situarse bajo los focos para presentar en sociedad 'Oceáno caos', el primer disco que firma con su nombre.

Una pretensión que, probablemente, no tenía a la hora de empezar esta aventura, pero que ha acabado por resultar inevitable. Más que nada porque, casi sin darse cuenta, Cao ha vuelto a descubrir el placer olvidado de dar forma a esos universos sonoros completos de sólo unos pocos minutos, que contienen la esencia del pop intemporal.

Cuenta el artista en los textos promocionales de esta singular producción que, en principio, esta colección de diez canciones no era más que una amalgama de melodías surgida de muchas sesiones nocturnas. Momentos íntimos en los que se atrevía a ponerle melodías a sus tormentas emocionales.

Las catarsis sucesivas incluidas en este disco han tomado la forma de canciones de línea clara y melodías agradables, que se benefician del amoroso trabajo realizado por Cao que, además de componerlas y cantarlas, se encarga de tocar todos los instrumentos, de la producción y de los arreglos.

Y así, con el único apoyo de un piano o una guitarra acústica, fueron brotando unos temas que tienen mucho que ver con la evolución experimentada por este cantautor cántabro en un tiempo que, al parecer, ha estado marcado por la intensa evolución que ha experimentado tanto en su vida personal como en su trayectoria artística.

Son canciones suaves, agradables de escuchar y capaces de proporcionar al oyente ese tipo de compañía que siempre viene bien cuando la soledad llama a la puerta. Cao puede estar tranquilo. El trabajo ya está hecho y ahora ha llegado el momento de que el público emita su veredicto. Nosotros creemos que va a ser favorable, por supuesto.