PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Miércoles 19 de Septiembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Alex Cooper

Rafael Alba / 12-12-2016
Las despedidas no siempre son tristes. Sobre todo, si como es el caso, el adiós supone solo un punto y seguido. Eso es, poco más o menos, lo que pasará el próximo 28 de diciembre en la sala Jerusalem Pop & Rock de Valencia, cuando Alex Cooper, el auténtico padrino de los 'mods' españoles, toque las últimas notas de su gira actual.

Llegará con las pilas bien cargadas porque viene de actuar en el 'Purple Weekend' de León, un evento de celebración de la cultura mod que ha alcanzado fama internacional y que quizá no hubiera nacido sin la existencia de Alex. Un tipo que apostó por el pop, la psicodelia y el soul, cuando la década de los sesenta ya quedaba lejos y aquello parecía no tener futuro.

Pero lo tuvo, y nuestro protagonista ha podido sonreír ahora como cabeza de cartel de un festival en el que ha podido compartir honores con algunos de sus grupos favoritos de ahora mismo y de siempre como The James Hunter Six y The Barracudas. Una justa recompensa a tres intensas décadas de trayectoria profesional.

Un tiempo lleno de altibajos y grandes canciones que ha repasado en un disco libro y doble lp, titulado 'Popcorner. 30 años viviendo en la Era Pop', y altamente recomendable, en el que se incluyen canciones de Los Flechazos y Cooper, las dos bandas en las que Alex ha 'militado' durante estos años y un par de temas nuevos.

El recopilatorio ha dado pie a la gira de diez meses que concluye ahora y que arrancó en un emotivo concierto celebrado en Madrid, con la Riviera abarrotada, en la que el público, los viejos amigos y los nuevos conversos, rindió tributo a un artista fiel a si mismo, que se las ha apañado para sobrevivir casi contra todo pronóstico.

Pero cuando termine esta tanda de conciertos, Alex volverá a encerrarse en el local y le cambiará las cuerdas a su Rickenbacker. Porque quedan muchas canciones que componer y muchos actuaciones que realizar todavía. Y, de momento, el jefe de Cooper aún no está dispuesto a tirar la toalla. Para nada.