PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Viernes 20 de Julio de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Cecilia

Rafael Alba / 02-02-2017
Con un pie en la música comercial y el gran pop melódico de su época, los setenta, y otro en la canción de autor, facción dylanita, Evangelina Sobredo, conocida como Cecilia para la historia, fue, tal vez, la auténtica representante española de una tendencia europea que, por encima de todo, reverenciaba las canciones.

En un mercado polarizado y habitualmente poco sensible, en el que el 'adanismo' ha sido la tónica, la semilla sembrada por Cecilia, y las posibilidades de futuro que abortó su muerte prematura, no ha generado cosecha alguna. Un hecho objetivo que habla muy mal de un país que desprecia y desperdicia sus mejores opciones culturales.

Es cierto que recibe homenajes de cuando en cuando y que, al menos una generación entera recuerda sus melodías luminosas y sus letras de línea clara y matices de muchos colores. Pero no se revisa su música, ni se reivindica su figura. Quizá porque nunca compuso ni canto himnos. Prefirió preocuparse de los verdaderos problemas de la gente.

Pero resulta casi imposible sumergirse en su reducida obra sin sentir un escalofrío de añoranza. Quizá ya no se hagan canciones así, pero nunca deberían haberse dejado de hacer. Porque los temas de Cecilia llegan nítidos y directos al corazón del oyente, le seducen, le ayudan a reflexionar y se quedan con él para siempre.

Por fortuna, hasta en un territorio devastado para el arte y la cultura, como esta España que Cecilia describió con tanta precisión, quedan francotiradores dispuesto a jugársela por una causa noble. Como los responsables de Rama Lama que se han atrevido a editar en ocho cedés, toda la discografía de la artista para conmemorar el 40 aniversario de su fallecimiento.

La integral, publicada gracias al apoyo de la familia de la artista y el entusiasmo de algunos fans irreductible, incluye también algunas grabaciones inéditas y tomas alternativas que no habían visto la luz hasta ahora. Una gozada de principio a fin. Se lo aseguro. Y una buena manera de acercarse a una artista que no nos podemos permitir olvidar.