PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Miércoles 19 de Septiembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Josemi Carmona y Javier Colina

Rafael Alba / 07-02-2017
Es un secreto a voces, pero mucho aficionados madrileños al jazz ya no podrían vivir sin la cita de cada jueves en el lobby del céntrico hotel madrileño AC Recoletos. Allí se celebran conciertos íntimos y exquisitos, como el que prometen ofrecer el próximo día 9 de febrero el guitarrista Josemi Carmona y el contrabajista Javier Colina.

La intimidad y las distancias cortas entre el público y los músicos le sienta de maravilla a esa música improvisada que toca los pliegues más sensibles del corazón. De modo que el marco que proporciona a la celebración de esa ceremonia musical el club improvisado que brota una vez a la semana en el hotel AC para desaparecer luego, es especialmente adecuado.

La programación también ayuda, por supuesto. Este año, Carmona y Colina abren fuego el próximo 9 de febrero, con su particular maridaje de flamenco y jazz, nada impostado, que transita también por otras músicas latinas limítrofes, como el dúctil y melódico bolero o los ritmos de ida y vuelta de toda la vida.

En el cartel habrá otros guitarristas flamencos de musicalidad y duende comprobado como Pepe Habichuela, tío de Josemi, que ocupará el escenario del Hotel Recoletos el 17 de febrero, acompañado por el cantaor David de Jacoba, que formó parte del grupo de Paco de Lucía, o Gerardo Núñez que tocará en formato de trío, ya en el mes de marzo.

Los conciertos de febrero se cerrarán el próximo día 23, con jazz de carácter más clásico. En este caso, el que ofrecerá el Pablo Martín Caminero Quintet. Un auténtido supergrupo en el que el gran contrabajista actúa acompañado por el saxofonista Perico Sambeat, el pianista Moises P. Sánchez, el trombonista Toni Belenguer y el batería Borja Barrueta.

Como ven un menú más que interesante que permite disfrutar de la música en directo en las mejores condiciones posibles. Pero ¡cuidado! Estas sesiones son adictivas, el espacio es limitado y el boca a oreja funciona desde hace tiempo. Así que si están interesados en la experiencia hagan su reserva ya. O corren el riesgo de quedarse sin sitio. Advertidos quedan.