PUBLICIDAD

España

Cabecera Americaeconomica
Año XVIII - Madrid, Miércoles 24 de Mayo de 2017
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Joe Crepúsculo

Rafael Alba / 08-02-2017
¿Caminar y mascar chicle? Quizá sí. ¿Bailar y reflexionar? Tal vez sea un poco más complicado. A la altura de su octavo disco a Joe Crepúsculo y a otros tantos, parecen haberle caído encima, la madurez y los años. Y en la pista de baile para la que trabaja ahora, los ritmos son un poco más pausados que antes.

Ya saben que lo malo de la juventud es que se pierde con el tiempo. Y cuando la novedad se difumina, una vez a caballo entre una generación que sale y otra que entra, muchos músicos se hunden en el olvido más absoluto, una vez que las tendencias que representaron dejan de ser lo último de lo último.

Pero quedan las canciones, el estilo y, claro, la reinvención. Más o menos brusca, según las urgencias. Y si algo parece evidente en 'Disco Duro', el nuevo disco de Crepúsculo, es que el artista no cree haber agotado su vena creativa ni siente la necesidad de mutar de piel a toda mecha. Por ahora.

Hay novedades, claro. Sobre todo en los textos. Un poco más imprecisos de lo habitual. Imbuidos en ese ambiente de incertidumbre y dudas que abonan los años, cuando los colores vivos y las simplificaciones del blanco y el negro dan paso a las múltiples interpretaciones del gris. El único color que finalmente permanece.

Por suerte, la posible gloria política le fue esquiva, y gracias a que el himno que compuso para Podemos no fue del todo del agrado de Pablo Iglesias, un hombre más de guitarra de cuerda de nylon que de secuenciadores, Crepúsculo se mantuvo a salvo y evito adquirir ese tipo de popularidad que solo le viene bien a los concursantes de gran hermano.

Y así ha podido seguir a lo suyo. Fabricando discos y canciones que evocan el viejo sonido disco, con esos envoltorios agridulces que parecen tener su origen en el sonido de Roxy Music de los ochenta. Ya saben elegancia decadente, y un poco despeinada, pero sin que se deshaga nunca el nudo de la pajarita. A mí me ha resultado interesante, pero mejor lo prueban.
PUBLICIDAD

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información | Cerrar