PUBLICIDAD

España

Cabecera Americaeconomica
Año XVIII - Madrid, Lunes 26 de Junio de 2017
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Hilario Camacho

Rafael Alba / 18-04-2017
Tal vez fuera una oportunidad para él. O no lo fuera. Pero si fue un momento muy especial para algunos de nosotros. En marzo de 1997, Hilario Camacho grabó un disco en directo en un espectacular concierto celebrado en La Nave, unos locales de ensayo de Madrid provistos de auditorio.

El álbum contó con un productor muy adecuado: el guitarrista José Antonio Romero que había ejercido durante años como escudero de Camacho y le había ayudado a hacer los arreglos en el segundo disco de Joaquín Sabina, 'Malas compañías', que Hilario produjo junto a José Luis de Carlos y propició el despegue popular del bardo de Ubeda.

También estaban el batería Sergio Castillo y John Parsons un fino estilista de la guitarra eléctrica a quien, lo mismo que al responsable de los tambores, habíamos conocido en primer lugar como sastres capaces de coser con elegancia el rock and roll revoltoso de Miguel Ríos que había sido capaz de llenar estadios en los ochenta.

Estaban también Cristina Narea a los coros, Paco Bastante al bajo...Un cartel estelar de músicos. Aquel disco era un lujo. Sobre todo por el gran estado de forma de ese personalísimo cantante y guitarrista que siempre fue Camacho y el puñado de canciones redondas que habia elegido para una ocasión tan señalada.

No faltaron los temas que fueron éxito entre las élites culturales de los setenta, como 'Los cuatro luceros' o 'Cuerpo de Ola'. Ni los 'singles' que le mantuvieron activo en los ochenta, 'Final de viaje' o 'Madrid Amanece'. Y también, por supuesto, aquel 'Tristeza de amor' que le acercó, por primera vez, al reconocimiento masivo gracias al poder de la televisión.

Pero aquel disco de Camacho no fue simplemente un repaso de sus grandes éxitos en vivo. Fue mucho más. Un concierto irrepetible de un artista único. Un tesoro, desde luego, que ahora podemos disfrutar en YouTube, gracias al canal que la Warner ha abierto allí, para ofrecernos lo mejor de sus archivos. No nos queda otra que dar las gracias.
PUBLICIDAD

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información | Cerrar