PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Viernes 20 de Julio de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Mara Aranda

Rafael Alba / 30-05-2017
En el último bienio del viejo siglo XX, la cantante valenciana Mara Aranda impulsaba la fundación de L’Ham de Foc, una de las bandas con más proyección internacional del reducido grupo de artistas hispanos que encontraron hueco en la escena internacional de las músicas del mundo. La banda se disolvió pero ella sigue ahí.

Mara ha jugado fuerte y se ha empapado bien de las músicas mediterráneas y de la tradición multicultural que se ha desarrollado al abrigo de ese mar tan musical. Y en ese trayecto, resultaba inevitable que la artista se encontrara en el camino con el inmenso legado de la música sefardí.

El tesoro artístico celosamente guardado por los judíos españoles que aún siente como propio el país del que fueron expulsado. Una riqueza explorada también por artistas como Eliseo Parra, en Arboleras el grupo que compartía con José Manuel Fraile, Carmen Terrón y Susana Weich-Shahak, o Julia León.

Aranda ha realizado ya cuatro discos basados en este repertorio y se ha sumergido en una música que, gracias quizá a la diaspora, incluye en su adn sonoro elementos de las tradición judía, la cristiana y la musulmana. Un punto de encuentro musical que supera las diferencias políticas y raciales que han provocado la división de estos pueblos.

Este mismo año, Aranda acaba de publicar ‘Sefarad en el corazón de Marruecos’, un álbum con el que inicia una serie de cinco en los que recogera canciones desperdigadas en los territorios en los que se desplegó la influencia de los judíos españoles tras su salida de la Península y que incluyen al país magrebí, Turquía, Grecia, la antigua Yugoslavia e Israel.

Aranda ha contado en este interesante álbum con la dirección musical de Jota Martínez, un gran especialista en instrumentos medievales y con un puñado de virtuosos que contribuyen a que la artista consiga el clima adecuado para abordar este reto. Porque nunca basta con volver a cantar las viejas canciones. También hay que conseguir que recobren la vida.