PUBLICIDAD
Publicidad Telefonica

Edición fin de semana

Cabecera Americaeconomica
Año XVI - Madrid, Sábado 20 de Diciembre de 2014
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina
Opinion

POLÍTICA Argentina

América en foco...

Geoestrategia
Juan Varde (Buenos Aires, Argentina) / 12-07-2012
Juan Varde
El desembarco venezolano se hará efectivo en la próxima reunión del Mercosur en Brasil, convirtiendo al país boricua en miembro pleno del bloque, lo que adquiere un significativo efecto revulsivo, pues bien, la determinación de incorporar a Venezuela al Mercosur no da efectivas razones comerciales ni vislumbra una presunta compensación por la suspensión del Paraguay, analizamos que es elocuente la parálisis económica del Mercosur tangible desde hace años, a las que debemos agregar las tensiones derivadas de las medidas proteccionistas intra-grupo salidas a la luz en los últimos meses.

Verdaderos desafíos se aglutinan en el seno del Mercosur, la pregunta del millón si el bloque que en el pasado generó expectativas más firmes, no solo para la región sino para el globo, hoy clasifica en primera línea y se encuentra en optimas condiciones de enfrentarlos y saltear la valla, al momento la mayoría estima que no.

Cuando se reincorpore Paraguay, si se dan las condiciones, en primer lugar deberá sortear las dificultades que presenta su frente interno ya que difícilmente un nuevo Congreso paraguayo (con probable mayoría de derecha y centroderecha) ratifique el ingreso de Venezuela al Mercosur, el tema, sin lugar a especulaciones fantasiosas comerciales, diplomáticas, es geopolítico estratégico.

Ahora bien, yendo más a fondo en la cuestión, si hipotéticamente, y por alguna razón, vale esperar que no ocurriese, existiera una modificación en el espectro político venezolano, específicamente en el periodo de transición y los fantasmas de un clima hostil hacia el orden democrático, evidentemente para los americanos del sur la situación sería más que problemática.- pues si se instalara un gobierno que diera marcha atrás a todo lo convenido, las implicaciones que deberían soportar serían extremadamente serias.

Sería aconsejable, más vale prevenir que curar, que los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay, convaliden una política diplomática conjunta, en la zona gris, con la premisa de anticiparse a los acontecimientos a efectos de si así fuese el caso, mostrarse sólidos y en condiciones inmejorables de capear el hipotético temporal.

El bloque, como si transitara sobre un lecho de rosas, suma más desafíos a su cuenta, la incorporación a pleno del país caribeño.
PUBLICIDAD

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información | Cerrar