Año XIX - Madrid, Martes 11 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre México

ENERGÍA México

El ‘fiasco’ de la subasta eléctrica retrasa la reforma energética de Peña Nieto

María José Pérez / 04-04-2016
Enrique Peña Nieto, presidente de México

Enrique Peña Nieto, presidente de México

La ‘doble subasta eléctrica’ a largo plaza realizada por la Comisión Federal de la Electricidad (CFE) ha supuesto un golpe a la reforma energética de Enrique Peña Nieto que parece que retrasará otras medidas que se encuentra dentro del plan del presidente mexicano.

En concreto, esta primera subasta se ha saldado con una posible impugnación por parte de las empresas ganadoras ya que un error del programa que realizaba los algoritmos para comparar ofertas ha repetido dos veces el proceso con diferentes resultados. De hecho, en la segunda ocasión, la luz sería un 16,7% más cara.

Esto ha ocurrido poco antes de abril, cuando se esperaba que cualquier empresa tuviera la oportunidad de importar gasolina y diésel mexicano. Sin embargo, ha llegado el momento y todo apunta a que no será en el cuarto mes del año el momento para poner esta parte del proyecto en marcha.

Noé Navarrete, comisionado presidente transitorio para la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ha asegurado que la petrolera ya cuenta con las herramientas para permitir el acceso a las empresas interesadas a la subsidiaria que se ha creado para ello: Petróleos Mexicanos (Pemex) Logística.

Aunque, tal y como recoge la prensa latinoamericana, las empresas podrán empezar a recibir sus permisos de importación tras solicitarlo a la Secretaría de Energía una vez que Petróleos Mexicanos (Pemex) les permita acceder a su infraestructura de almacenamiento y transporte para poder hacer llegar el producto al usuario final.

Pemex Logística se encargará de ordenar las solicitudes que presentarán tanto empresas privadas como subsidiaras de Pemex. La oposición siempre ha sido muy crítica con esta medida de la reforma energética del Gobierno mexicano, al considerar que lo que pretende Peña Nieto es “desmantelar la empresa nacional”.

Las críticas, que empezaron en 2014 y parecen no tener fin, no han sido suficientes para que el líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) diera marcha atrás en su plan energético. De hecho, y pese a la complicada situación en la que se encuentra la petrolera estatal, el mes pasado el presidente se mantuvo en sus trece y además de anunciar la subasta eléctrica y la importación de gasolina aseguró que a final de este año se realizará la cuarta licitación de la Ronda Uno de los yacimientos de exploración de aguas profundas en el Golfo de México.

Pemex está viviendo una época complicada, la crisis del petróleo ha golpeado a la mezcla mexicana de exportación (MME) y la compañía ha tenido que tomar algunas medidas drásticas tanto en presupuesto como en personal. De hecho, el reciente presidente José Antonio González ha tomado algunas de ellas. Además, la compañía ha presentado unos resultados poco prometedores el año pasado.