Año XIX - Madrid, Sábado 15 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre México

ENERGÍA México

La Secretaría de Hacienda sale en rescate de Pemex mientras la popularidad de Peña Nieto cae a mínimos

María José Pérez / 14-04-2016
Enrique Peña Nieto, presidente de México

Enrique Peña Nieto, presidente de México

La Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SBCEP) inyectará 73.500 millones de pesos a la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex). El anuncio coincide con la mayor caída en la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto que cede hasta la cota más baja de la legislatura.

Con estos 73.500 millones de pesos (unos 4.202 millones de dólares) se hará frente a las deudas que tiene la petrolera con sus proveedores y a la línea de crédito a la que se ha comprometido para pagarles y servirá para mejorar la situación financiera (por unos 50.000 millones de pesos) a partir de este año como ha asegurado la web de la empresa estatal.

Pemex ha señalado también que tiene dos líneas maestras con las que trabajar: ajustar los costes e implementar una estrategia de negocios basada en nuevos instrumentos y figuras para que la reforma energética de Peña Nieto atraiga nuevos inversores. El presidente siempre ha apostado por hacer los cambios necesarios en el sector energético y esto, que se engloba dentro de su modo de manejar la economía del país, es una de las razones por las que ha perdido apoyos.

En concreto, el mandatario mexicano, ha perdido el 20% de su popularidad hasta llegar al 30% debido a las decisiones que ha tomado tanto en la macroeconomía como en corrupción, según una encuesta del periódico Reforma publicada el pasado miércoles que recoge América Economía.

La crisis del precio del petróleo y la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa han sido los dos hitos que más han golpeado la reputación de Peña Nieto así como la corrupción. En estos momentos en el Congreso se discuten unas reformas que podrían darle al Gobierno más herramientas para atacarla pero están trabadas, con lo que la situación podría prologarse un poco más en el tiempo.