Año XIX - Madrid, Jueves 15 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Mundo

Mercados y finanzas Mundo

Los bancos españoles son los más expuestos a las crisis que atraviesan estas economías emergentes

La crisis de Argentina y Turquía dispara la demanda de liquidez de la banca europea al BCE
Americaeconomica.com / 04-09-2018
El Banco Central Europeo (BCE)

El Banco Central Europeo (BCE)

El Banco Central Europeo (BCE) ha adjudicado hoy un total de 3.617,1 millones de euros a un tipo fijo del 0% en la subasta semanal de liquidez, que contó con la participación de 24 bancos, lo que supone la cifra más elevada inyectada en lo que va de año coincidiendo con la crisis de economías emergentes como Turquía y Argentina y con la incertidumbre sobre Italia.


Concretamente, la liquidez adjudicada por el BCE supone un incremento del 42,2% sobre el importe inyectado la semana pasada y representa la mayor cifra solicitada por los bancos de la eurozona, según informa Europa Press. Además, es la primera vez que las peticiones de la banca han superado los 3.000 millones de euros desde el pasado 10 de enero.


Los bancos españoles son los más expuestos a Turquía, con una posición de 80.898 millones de dólares (69.360 millones de euros) en el primer trimestre de 2018, según los datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS por su sigla en inglés), recogidos por Europa Press, por delante de los 35.145 millones de dólares de Francia (30.398 millones de euros) y los 18.489 millones de dólares (16.303 millones de euros) de las entidades italianas.


En cuanto a Argentina, la exposición de los bancos españoles alcanzaba los 27.929 millones de dólares (23.952 millones de euros), el 55,4% de los 50.391 millones de dólares (43.222 millones de euros) del conjunto de la banca extranjera, muy por delante de los 9.464 millones de dólares (8.122 millones de euros) de los bancos estadounidenses y de los 8.058 millones de dólares (6.916 millones de euros) de la banca británica.