PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Martes 17 de Julio de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Nicaragua

POLÍTICA Nicaragua

Ortega consigue reformar la Constitución para intentar perpetuarse en la presidencia de Nicaragua

Americaeconomica.com / 29-01-2014
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha conseguido poderes para volver a optar a la reelección presidencial. Así lo ha decidido la Asamblea Nacional, que está bajo el control del Frente Sandinista, partido gobernante. La resolución ya he levantado las primeras ampollas, puesto que muchos opinan que pone en peligro la democracia.

Cinco ex ministros de Relaciones Exteriores nicaragüenses, sin ir más lejos, han escrito una carta en la que afirman que esta medida atenta contra los acuerdos internacionales suscritos por el país y que se comprometen a respetar la democracia representativa, los derechos humanos, la separación de los poderes y la alternancia en el poder.

Harry Bodán Shields, Enrique Dreyfus Morales, Emilio Alvarez Montalván, Eduardo Montealegre Rivas y Norman Caldera Cardenal afirmaron en su escrito que “el ejercicio del poder sin garantías de alternabilidad y sin cláusulas que certifiquen elecciones libres, transparentes y verificables que impidan la perpetuación sin límites de una persona en el ejercicio de la Presidencia de la República, tal como lo establecen los cambios constitucionales en proceso de aprobación”.

En números, la modificación de la Constitución ha sido aprobada con 64 votos a favor y 25 en contra. Esta ha sido la segunda discusión legislativa de la reforma, puesto que la ley del país establece dos para hacer cambios en la Carta Magna, además de dos legislaturas sobre el presidente.

Ortega fue reelegido en noviembre de 2011, tras participar en las elecciones violando la Constitución, tal y como recuerda el diario español El País. La Constitución señala que no podía ostentar el cargo quien ocupara lo hubiese ocupado ya o lo haya sido en dos ocasiones, dos mecanismos que chocaban con los intereses del mandatario y que aprovechó para derogar gracias a su influencia en la Corte Suprema.