PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Sábado 21 de Abril de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Bolivia

POLÍTICA Bolivia

Evo vuelve de China con siete convenios debajo del brazo

Americaeconomica.com / 31-08-2011
Evo hace su agosto en China, y no es para menos. El mandatario boliviano, que fue de visita al gigante asiático en busca de megaproyectos, ha regresado con siete acuerdos debajo del brazo. Las autoridades y empresarios chinos ofrecieron a la nación andina cooperación en cuatro grandes áreas: energía, minería, infraestructura y seguridad alimentaria.

Con el fin de prolongar los programas de colaboración, una comisión del Banco de Desarrollo Chino (CDB por sus siglas en inglés) visitará el país para estudiar nuevas inversiones. Sin embargo, la vuelta de Evo ha sido un tanto agridulce. Alrededor de 300 indígenas han iniciado una marcha desde sus aldeas en la selva hasta La Paz, la capital del país, en contra de Morales y su proyecto de construir una autopista que cruzará el corazón de una rica reserva ecológica.

Después de seis días intensos en China, donde Evo se reunió con su homólogo chino, Hu Jintao, con el que logró acuerdos para tener asistencia en las áreas mencionadas más arriba, el boliviano llega al país andino con el trabajo hecho. En el caso de la minería, las autoridades bolivianas firmaron un acuerdo con la empresa a estatal china Citic Guoan para la exploración del litio en el salar de Coipasa.

La estatal china Citic Guoan firmó anteriormente a la visita de Evo al país un convenio de entendimiento con autoridades bolivianas para la producción de materiales de cátodo y electrolito en base a litio. China es la nación que más interesada está en avanzar en la industria del automóvil eléctrico, por lo que se ha convertido en el principal cliente. El representante de Citic, Chang Zhen Ming, dijo que “Bolivia es un país rico en recursos naturales y nuestro grupo desea establecer una cooperación a largo plazo con el país de Sudamérica y explorar los recursos de los salares bolivianos”. A lo que el presidente boliviano indicó que para Bolivia es muy importante la transferencia de conocimientos.

En proyectos de infraestructura destacó el convenio de cooperación con la Academia Espacial de Tecnología de China. El presidente visitó la compañía Gran Muralla que construirá el satélite Túpac Katari que, indicó, estará listo a finales de 2013. Bolivia y China suscribieron un acuerdo de cooperación espacial en un acto celebrado en las oficinas de la Academia Espacial de Tecnología (CAST).

El artefacto costará más de 300 millones de dólares (225 millones de euros) que serán financiados por el Tesoro General de la Nación y un crédito del Banco de Desarrollo Chino. Tras la suscripción del contrato comercial, ahora sólo falta la firma del convenio de financiación con el banco chino que otorgará los recursos.

Morales indicó que la construcción y puesta en órbita del satélite Túpac Katari, posibilitará que los sectores más olvidados tengan acceso a la comunicación, en igualdad de condiciones. Este convenio de cooperación bilateral posibilitará un trabajo con mayor celeridad, en beneficio de ambos países.

En temas de comunicación, Morales hizo gestiones con dos grandes empresas chinas para que apoyen técnicamente a la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) y para la implementación de sistemas de vigilancia para la seguridad ciudadana. En cuanto seguridad alimentaria, Evo señaló que China tiene interés en comprar alimentos.

Además, informó que China además donó equipos de perforación de pozos de agua, recursos económicos para otros proyectos, firmó un convenio de financiamiento para la compra de equipos para YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos) y declaró a Bolivia como destino oficial del turismo chino.

Con el fin de prolongar los programas de colaboración, una comisión del Banco de Desarrollo Chino (CDB por sus siglas en inglés) visitará el país andino para estudiar nuevas posibilidades de inversión.

El anuncio fue hecho durante el encuentro entre el presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, y el presidente del CDB, Chen Yuan, quien aseguró que este es el mejor momento para que China de alas a una cooperación productiva con la nación boliviana.

El indígena presumió de las riquezas de su país en recursos mineros y agrícolas. Por ello, comentó ante Chen los logros en el desarrollo de la economía del país andino en los últimos años desde su llegada a la presidencia, como el aumento de la inversión pública hasta más de 3.300 millones de dólares (2.322 millones de euros) o el incremento de las reservas del país hasta más de 11.000 millones de dólares (7.743 millones de euros) hasta julio de 2011.

Uno de los proyectos que esa comisión revisaría es el planteado por Morales para la construcción de un ferrocarril que una el Atlántico con el Pacífico desde Brasil, pasando por territorio boliviano.

Mientras, la vuelta de Evo a Bolivia se le ha hecho cuesta arriba. Unos 300 indígenas de Bolivia han iniciado una marcha desde sus aldeas en la selva hasta La Paz, la capital del país, en contra de Evo Morales y su proyecto de construir una autopista que cruzará el corazón de una rica reserva ecológica. Tardarán en recorrer el trayecto, de unos 500 kilómetros, alrededor de un mes.

Evo Morales, el primer presidente indígena del país, autorizó la construcción de la ruta de 300 kilómetros, que conectará los valles andinos de la amazonia y dividirá el Parque Nacional Isiboro Sécure en el centro del país, hogar de etnias Yucaré, Chimá y Trinitaria y de una gran diversidad de fauna y flora.

El mandatario ha dicho que hablará con los pueblos indígenas para evitar daños medioambientales, pero que seguirá adelante con la autopista porque es una "necesidad nacional" conectar zonas pobres y aisladas con las poblaciones urbanas, que apoyan el proyecto porque esperan que así mejoren sus condiciones de vida.

La construcción de la carretera pone en cuestión el discurso ecologista y en defensa de la "Madre Tierra" del que hasta ahora ha hecho gala Evo Morales, que también pone en entredicho al Gobierno de Brasil, que aprobó un crédito de 450 millones de dólares para el proyecto.