PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Miércoles 24 de Octubre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Bolivia

POLÍTICA Bolivia

El cultivo de coca, desbocado en Bolivia

Americaeconomica.com / 14-09-2011
Esto es lo que indica el reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Los cultivos de coca llegaron en Bolivia a 31.000 hectáreas, un 22% más que las 25.400 que había antes de que llegara a la presidencia Evo Morales en 2006. Sin embargo, la nación andina se mantiene en el tercer lugar como productor de esta planta después de Colombia y Perú. El cultivo de la hoja de coca disminuyó en un 6% en los tres principales países productores.

Asimismo, el informe apunta que en 2010 el cultivo de coca en Bolivia representó el 21% del total de la región andina, comparado con el 19% en 2009, detrás de Colombia con un 38% y Perú con el 41%, que juntos alcanzan el 79% de la producción total de hoja de coca. Esto deja a Bolivia como el menor productor del subcontinente, en un tercer lugar, por detrás del país colombiano y peruano.

En 1999, los tres países tenían 220.600 hectáreas de coca, pero esta cantidad fue disminuyendo desde el año 2001, cuando se midieron 210.900 hectáreas, posteriormente se registraron 170.300 hectáreas en 2002, según los datos proporcionados por el estudio de la UNODC. El año pasado se contabilizaron 149.200 hectáreas de coca en los tres países, lo que representa una reducción del 6%. En 1999, Colombia tenía la delantera de la producción de coca con 160.100 hectáreas, seguido por Perú con 38.700 y Bolivia con 21.800 hectáreas.

El presidente boliviano, Evo Morales, promovió en 2010 la erradicación de 8.200 hectáreas de plantaciones ilegales de hoja de coca, 6.493 hectáreas en el trópico de Cochabamba, 1.330 en Yungas de La Paz y en menor medida en Yapacaní, con 377 hectáreas. La cifra es alarmante, porque está muy próxima a las 12.000 hectáreas que se han establecido para la producción legal. Pese a que algunos ministros han culpado a la oposición de una campaña de demonización de la droga, el propio Morales reconoció recientemente que parte de la hoja ilegal alimenta al narcotráfico.

Se podría decir que los resultados del informe muestran una estabilidad en la cantidad de cultivos de coca, con un aumento de únicamente 100 hectáreas, aunque estos datos no reflejan los terrenos racionalizados por el Gobierno.