PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Miércoles 17 de Octubre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

POLÍTICA Argentina

El mayor sindicato peronista se distancia de Cristina Fernández

Americaeconomica.com / 28-11-2011
Hugo Moyano, secretario general de la Central General de Trabajadores (CGT) y su hijo, el líder del gremio de los camioneros argentinos, Pablo Moyano, se han ‘vuelto contra’ la presidenta del país, Cristina Fernández, o al menos eso parece por el momento. Los camioneros llevan varios días bloqueando la salida de cereales de las principales cooperativas de la provincia de Entre Ríos.

El problema se enmarca entre los propietarios de los camiones y los chóferes; y los camioneros piden que los cooperativistas sean "responsables solidarios" en un conflicto entre propietarios y conductores, algo que rechazan los productores.

"Moyano quiere que las cooperativas se hagan responsables si hay algún conflicto entre chóferes y productores. Los productores están muy preocupados. Las cooperativas no quieren firmar ese acuerdo", afirmó el dirigente de la Federación Agraria, Alfredo de Ángeli.

Los bloqueos están teniendo lugar en las ciudades de Crespo, Diamante y Tabossi, donde los camioneros impiden la entrada y salida del trigo y otros cereales destinados a la exportación.

Algunos analistas, señalan este nuevo problema como una estrategia del líder sindical, Hugo Moyano, para atacar a Cristina Fernández, debido al distanciamiento que se ha producido entre ambos. Cuyo punto clave tuvo lugar durante la campaña preelectoral, en la que el líder sindical reclamó espacios para los gremios en las listas de diputados y senadores, y la presidenta lo rechazó.

La relación entre ambos es bastante tensa en la actualidad, a pesar de que Moyano ha sido un apoyo incondicional para los Kirchner durante mucho tiempo. Habrá que ver si esta situación acaba con un desenlace negativo, o se queda en un simple rifirrafe, todo depende de la actitud que adopta la presidenta.