PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Martes 24 de Abril de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

MERCADOS Y FINANZAS Argentina

El embargo de las reservas del Banco Central argentino dispara la prima de riesgo del país

Americaeconomica.com / 13-01-2010
El embargo judicial decretado en EEUU contra las reservas del Banco Central de Argentina por la deuda pública impagada desde 2001 ha disparado la prima de riesgo del país. Los Credit Default Swaps (CDS), que miden el coste de asegurar la deuda, se disparaban un 6,8% hasta los 726 puntos básicos, y la rentabilidad de los bonos de referencia denominados en dólares subía en 53 puntos básicos hasta el 12,26 %, la mayor subida desde el pasado mes de junio de 2009.

Los CDS en venezuela, tras la devaluación de la moneda tambien se han disparado hasta alcanzar 817,7 puntos básicos, mientras que en Grecia están en 256
y en españa en 114. La prima de riesgo de las grandes economías latinoamericanas como Brasil llego a ser inferior a la de algunos países de la Unión Europea como Irlanda durante el pasado año 2009.

La bolsa de Argentina también ha sufrido las consecuencias de este embargo y al cierre de esta edición el índice Merval caía un 2%, el mayor retroceso desde el pasado 26 de noviembre.

La justicia estadounidense ha decidido embargar las cuentas que el Banco Central argentino tiene en la Reserva Federal norteamericana. El juez Thomas Griesa, a cargo de la causa, había recibido peticiones de embargo por parte de los grandes fondos de inversión por una serie de fondos en deuda desde 2001. Demandas que, hasta ahora, no habían tenido éxito con el argumento de que las reservas del Banco Central no eran del Tesoro sino de una entidad autónoma.

Mientras, desde la autoridad monetaria han asegurado a los medios locales que tiene previsto apelar la decisión adoptada por el juez de Nueva York. El embargo fue solicitado por los fondos Dart y Elliot, dos de los inversores institucionales que rechazaron en 2005 la reestructuración de deuda de Argentina en mora desde 2001, cuando estalló una grave crisis económica en el país.