Año XIX - Madrid, Lunes 17 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

EL CAFÉ DE LAS ARTES Brasil

Da Cruz

Rafael Alba / 09-01-2015
¿Alguien se acuerda de Studio 54? Ya saben el dicho, si lo recuerdan es que no estuvieron allí. Tampoco estuvo seguro la artista brasileña Marina da Cruz, conocida como Da Cruz, por una simple cuestión de edad, claro. Sin embargo, al escuchar su último álbum ‘Disco e Progresso’, uno podría tener serias dudas.

Se trata de dos discos en uno, un doble como los de antes, y cada una de las partes se diferencia con claridad de la anterior. Hay una colección de temas más oscuros y otra que incluye canciones con más brillo. Una manera que, según la artista, sirve para reflejar, la auténtica ‘verdad’ de Brasil.

Con independencia de estos argumentos conceptuales, lo que vamos a encontrar también es mucha música. Y muy buena. Quien esto suscribe prefiere el lado luminoso. Ese aliento bailable y discotequero con aliento tropical que inunda los temas más pegadizos.

Pero también están las otras canciones. Más en la línea de lo que realizan ahora algunas divas globales como M.I. A., quizá un tanto superada por los últimos acontecimientos, o esa fuerzas imparables y emergentes en la música global de raíz africana que son FKA Twigs y D’Angelo.

Marina y sus músicos suponen, sin duda, la aportación de Brasil a esa tendencia. Y eso no es poco. En estos tiempos, en los que las fusiones más recientes intentan volver a la raíz de los sonidos, lo que ofrece Da Cruz supera la simple recuperación nostálgica habitual de los ‘remakes’.

Es algo que suena conocido, pero también diferente. Una propuesta que empieza a darse a conocer en todo el mundo cada vez con más fuerza y que, tristemente, aún no se ha abierto paso en España. Pero todo llegará, cuando se despeje el horizonte de música romántica pasada de rosca, perro flautas de peluquería cara y dj´s tatuados sin sensibilidad musical.