PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Domingo 17 de Diciembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Luciano Duarte

Americaeconomica.com / 03-03-2015
¿Otro cantautor latinoamericano adicto a la electrónica? Es cierto que tras una escucha superficial de la oferta sonora del artista argentino Luciano Duarte alguien podría sacar esa conclusión. Pero estaría equivocado. Ya lo dijo Bo Didley, “no se puede juzgar un libro, mirando sólo la portada”.

Duarte tiene un instinto melódico superior a la media y una buena capacidad de captar en sus letras las incoherencias que, en ocasiones, el enamoramiento introduce en el orden cotidiano de los seres humanos que caen víctimas de él.

Su primer disco ‘La Tenencia’ se beneficia también de unos arreglos desprejuiciados en los que caben guiños interesantes a estilos teóricamente lejanos como el rock and roll de toda la vida y de la concisión de unas canciones canónicas que se mantienen casi siempre en el entorno de los tres minutos.

Para elaborar este trabajo, Luciano se ha rodeado de los cómplices más adecuados. El productor y arreglista Yul Acri y el ‘masterizador’ Daniel Melero, a quien algunos conocedores de aquella escena consideran el inspirador de los sonidos más renovadores que se fabrican en Argentina, hoy por hoy.

Curtido en los escenarios gracias a su participación en festivales y su colaboración con otros músicos, ahora Duarte anda enfrascado en la presentación en directo de sus canciones. Y como corresponde a los tiempos que corren el artista está preparado para todo.

Por ejemplo, para tocar con una formación reducida de teclados, secuencias voz y bajo, en pequeños locales o para desembarcar en los grandes escenarios con toda su banda a plena potencia. Por cierto que ‘La Tenencia’, puede adquirirse en el ‘bandcamp’ del artista, en descarga digital. Y no sale caro, oiga.