PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Viernes 15 de Diciembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Fonez

Rafael Alba / 06-04-2015
La ciudad de Córdoba, en Argentina, se ha convertido en los últimos tiempos en un auténtico vivero de grupos innovadores, con capacidad para hacer avanzar el pop iberoaméricano en busca de nuevos territorios sonoros sin explorar. Y nuestra banda de hoy, Fonez, lo demuestra.

Experimentales, psicodélicos , a veces, ruidosos y siempre rítmicos, la propuesta de este cuarteto, concretada en su disco ’Adhesivo de Contacto Espacial’, es una de las más refrescantes que han llegado a nuestros oídos en los últimos tiempos.

Con cierto aliento pop, un ojo puesto en las pistas de baile y otro en los ambientes de vanguardia, Fonez crea climas, propone texturas y hace crecer su música desde el cero al infinito en oleadas de colores sónicos que aparecen y desaparecen súbitamente.

No hay nada especialmente complicado, sin embargo, ni feísta, ni minimalista. Según su visión de sí mismos, recogida en su recomendable página de bandcamp, a estos cuatro instrumentistas audaces, que llevan juntos desde el año 2012, les gusta jugar con las disonancias, y los sonidos desafinados, pero siempre dentro del contexto reconocible de las canciones pop.

Ese es el territorio en el que parecen sentirse cómodos Nico, encargado de las guitarras y el bajo, Cebolla y Lau, que tocan los teclados y los sintetizadores, y Fede, el batería. El entorno inicial en el que empezaron a desenvolverse desde que “un día de San Valentín” se encontraron en un local de ensayo y decidieron tocar juntos.

Y desde entonces, sin prisa pero sin pausa, gracias a los conciertos en directo, los FoneZ han ido aumentando su base de fans. Ahora ya son bastante conocidos en su propio país, lo que quizá les permita a medio plazo hacer la maletas y darse una vuelta por el mundo. O algo así.