PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Domingo 17 de Diciembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Pappo X Juanse

Rafael Alba / 16-04-2015
Hace ya una década que el rock argentino perdió al compositor y guitarrista Pappo, una de sus principales figuras fundacionales. El triste aniversario ha resultado propicia para que otro rockero, Juanse, antiguo líder de Los Ratones Paranoicos, revise la obra de su mentor en un disco homenaje.

El álbum se llama ‘Pappo X Juanse’ y resulta ser una buena forma de acercarse, incluso por primera vez, al legado de un artista imprescindible para entender cómo fue posible que en Argentina surgiera el ‘rock nacional’, un movimiento que le dio voz en la lengua autóctona a los ritmos más trepidantes del momento.

Para Juanse, amigo personal del maestro, la reivindicación de su figura era algo más que una necesidad personal. Casi pagar una deuda pendiente. Lo mismo que han debido sentir algunos alumnos aventajados del homenajeado que no han dudado en sumarse a la iniciativa.

Como el mismísimo Andrés Calamaro, por ejemplo, quizá la figura más reconocida internacionalmente de un movimiento que ha aportado muchas buenas canciones y muchos artistas irrepetibles. Desde Charly García y sus inolvidables Sui Generis, hasta Ariel Rot.

En estos días Juanse está realizando algunos conciertos en directo para presentar la obra. Shows en los que también suenan temas de sus ‘Ratones’. Y así, según testigos presenciales, resulta fácil seguir el hilo conductor entre la obra del maestro y la de sus aventajados discípulos.

La energía y la honestidad es el puente que ha unido a esas dos generaciones y también el camino a través del cual está gran música conseguirá perdurar en el tiempo. De momento, y gracias a iniciativas como la de Juanse, la música de Pappo sigue escuchándose en esta segunda década del siglo XXI. Amigos, ¡quítense los sombreros y saluden!