PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Viernes 21 de Septiembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

POLÍTICA Brasil

Mercosur se convierte en el nuevo quebradero de cabeza de Dilma Rousseff

María José Pérez / 24-08-2015
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se encuentra en uno de sus peores momentos. Además de enfrentarse a una crisis política, institucional y económica la canciller alemana Angela Merkel quiere acelerar negociaciones entre Mercosur y la UE y el Senado apuesta por salir del bloque.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se encuentra en uno de sus peores momentos. Además de enfrentarse a una crisis política, institucional y económica la canciller alemana Angela Merkel quiere acelerar negociaciones entre Mercosur y la UE y el Senado apuesta por salir del bloque.

Hace unos días, Renan Calheiros, presidente del Senado brasileño, le hacía esta petición al considerar perjudicial la permanencia de Brasil en el Mercado Común del Sur (Mercosur). Desde su punto de vista, el país latinoamericano podría negociar mejores acuerdos si no perteneciera a él.

En ese momento, la presidenta se mostraba sorprendida, pues la iniciativa llegaba en una reunión privada del senador con los ministros de Economía y Planificación, Joaquim Levy y Nelson Barbosa además de con una treintena de legisladores de la Cámara Alta.

Poco más trascendió al respecto hasta mediados de esta semana, cuando la canciller Angela Merkel llegaba a Brasil para defender las inversiones alemanas y le aseguraba a la mandataria latinoamericana que la ayudaría a acelerar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la Unión Europea (UE) y el bloque regional.

Aunque Rousseff le haya dado poca importancia, según parece, a la petición de Calheiros no deja de ser otro frente abierto en su ya de por sí complicado período al frente del Gobierno brasileño.

La crisis de Petrobras y la imputación de algunos de los miembros del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) o de sus aliados políticos han puesto en entredicho la buena imagen de la presidenta, relegándola a los líderes latinoamericanos peor posicionados. De hecho, los brasileños se han echado más de una vez a la calle para pedir su dimisión.

Los simpatizantes de la presidenta también llevaron a cabo su propia movilización el pasado jueves, mientras Merkel aún estaba de visita, pero la canciller europea no se refirió en ningún momento ellas o a la situación política que atraviesa el país pues venía a hablar de economía, como ya anunció antes de partir al país latinoamericano.