PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Martes 23 de Octubre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

POLÍTICA Brasil

El vicepresidente de Brasil se aleja de Dilma Rousseff en plena crisis política

María José Pérez / 25-08-2015
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

En medio del escándalo político, económico e institucional al que se enfrenta Brasil, el vicepresidente Michel Temer, del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), tiene intención de reducir su papel como intermediario entre la presidenta Dilma Rousseff y el Congreso.

Hay que recordar que Temer ha sido una pieza clave para que las medidas para reducir el déficit presupuestario salieran adelante, pero las tensas relaciones del Gabinete del Gobierno y las crisis que asolan el país le han hecho querer dar un paso atrás, según recoge Bloomberg.

No es un movimiento aleatorio, ya que el PMDB está muy descontento con las decisiones del Gobierno de Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT) y quieren salir de la coalición de Gobierno de la presidenta, o al menos una parte del grupo.

Esta separación solo complica un poco más las cosas a la presidenta que tiene intención de seguir tomando medidas para reducir el gasto y eliminar ministerios de Gobierno, entre ellos Puertos, Aviación Civil y Pesca, que los ostentan miembros del PMDB. El partido también controla Turismo, Agricultura, Minas y Energía. En concreto, Rousseff quiere acabar con diez ministerios.

La ruptura parece más que inminente, sobe todo teniendo en cuenta que el partido de Temer presentará a su propio candidato para las elecciones de 2018. Aunque no todos sus miembros piensan así pues muchos creen necesaria su participación para sacar a Brasil de la triple crisis que atraviesa.

Tal ha sido el caso de Leonardo Picciani, el líder del PMDB en la cámara baja que ha considerado que el aún vicepresidente no abandonará a Rousseff del todo puesto que la mayor parte del partido sigue queriendo trabajar con el Gobierno aunque se sienten “frustrados por las promesas incumplidas y la falta de diálogo”.

Ha aventurado también una posible reconciliación según se comporte el Gobierno a la hora de reconstruir su relación con el PMDB. De momento, el ministro de Hacienda, Joaquim Levy le ha hecho un cumplido al propio Temer, agradeciéndole el pasado lunes “su extraordinario trabajo”.