PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Viernes 15 de Diciembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Espejo Ustorio

Rafael Alba / 06-04-2016
Hay algunas cosas que, afortunadamente, sólo suceden en Madrid. Una ciudad que, a pesar de todo, aún no ha perdió por completo su magia. Y por eso propicia encuentros prodigiosos e inesperados como el que protagonizaron esta semana unos cuantos aficionados irreductibles de la buena música y los dinámicos pibes de Espejo Ustorio.

Todo empezó una de esas tardes-noches primaverales de ahora mismo, en las que apetece pasarse un rato por ‘Libertad 8’ para saludar a los amigos, tomarse unas cañas y poner oído en las propuestas de la camada de nuevos talentos del ‘Micro Abierto’ que organiza el activista-cantautor Andrés Sudón.

Por allí se dejaron caer los alegres muchachos de Espejo Ustorio en su versión reducida, internacional y viajera que reduce a tres el número de componentes de este singular quinteto. Y allí ganaron uno de los premios previstos en la rifa final del evento que consistía en dar un concierto aquella misma noche sobre el mítico escenario donde dieron sus primeros pasos algunas grandes luminarias que hoy llenan estadios.

Un regalo alucinante, o así, para estos ‘ustorios’ que habían aterrizado en el aeropuerto de la capital de España aquella misma mañana procedente de su Argentina natal y que, por eso, parecían sumergidos en una suerte de ‘jet-lag’ de alto contenido artístico y psicodélico que resulto beneficiosa para la puesta en escena de su original oferta sonora.

La banda mezcla con acierto viejas disciplinas artísticas que parecían perdidas en el armario de la bisabuela ‘gallega’ que fue a hacer fortuna a las ‘indias’. Y así nos permite escuchar de nuevo el ruido de las tormentas sentimentales que provoca la combinación del arte declamatorio de los rapsodas con la precisión instrumental de los músicos virtuosos.

Pero el buen sabor de esta nueva cocina forjada a base de ingredientes ancestrales se basa también en el riesgo a la hora de establecer los maridajes, de modo que aquí, de modo gozoso y natural cabalgan juntos jinetes de la palabra escrita como Borges y García-Lorca y afamados compositores son solera como Astor Piazzolla, Paco de Lucía o Vicente Amigo.

Y, como aseguran testigos presenciales, no resulta fácil describir con exactitud en que consiste el menú que sirven a su público estos chicos de Espejo Ustorio. Hay que oírlo y también verlo si es posible, para saborearlo de verdad. Mientras llegan las fechas de sus próximos conciertos quizá les apetezca abrir el apetito con un repaso a los trabajos que los pibes ofrecen en su bandcamp. Les anticipó que será un tiempo muy bien aprovechado.