PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Domingo 18 de Febrero de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

MERCADOS Y FINANZAS Brasil

El juicio político a Dilma Rousseff pasa desapercibido en la Bolsa de Brasil

María José Pérez / 18-04-2016
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

La Bolsa de Valores de Sao Paulo (Bovespa) también se ha hecho eco de las últimas novedades sobre el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff y ha recibido con caídas del 1% la decisión del Congreso de seguir adelante con el proceso que podría terminar con la carrera de la mandataria.

Después de un fin de semana de lo más tenso en la Cámara Baja, los congresistas han decidido por 367 votos a favor y 137 en contra que el impeachment contra la sucesora de Luiz Inácio Lula da Silva sigue adelante. Después de que la Comisión Parlamentaria aprobase abrir el juicio y que la Corte Suprema de Brasil negase la solicitud del Gobierno brasileño de anular el proceso, le tocaba el turno al Congreso, que ya ha dado su veredicto.

El siguiente paso es que el Senado brasileño vote si se sigue adelante con el impeachment. De ser así, la política del Partido de los Trabajadores (PT) será apartada de su cargo 180 días mientras es juzgada en ambas cámaras, lo que significaría que perderá toda su credibilidad.

Rousseff está acusada de haber manipulado las cuentas públicas en 2014, cuando fue reelegida presidenta de Brasil. Ella ha negado una y otra vez las acusaciones, así como su relación con el escándalo de la compañía estatal Petróleos Brasileños (Petrobras), lo mismo que el vicepresidente Michel Temer, que podría enfrentarse también a un proceso de este tipo por su implicación en las cuentas de hace dos años.

Dilma Rousseff se encuentra en su momento más amargo. La economía podría seguir en caída libre, o al menos eso es lo que vaticinaron a principio de mes los analistas consultados por el Banco Central de Brasil, que esperan que este año la economía caída un 3,73% y el próximo año, de momento, un 0,3%.

Si a ello se le une el caso Petrobras, un enorme escándalo de sobornos que ha involucrado tanto a políticos como a empresarios brasileños y la crisis política, que ya lleva muchos meses golpeando la reputación de la que antaño fuera una de las presidentas latinoamericanas más queridas.

Todo ello ha sido recibido por la séptima mayor Bolsa del mundo, en su apertura del lunes posterior a la decisión de mover el impeachment de Dilma Rousseff al Senado con cierta indiferencia hasta tocar alrededor de los 52.700 puntos básicos. El hecho de que fuera asumible (han sido muchos los analistas y expertos que apostaban porque el proceso continuaría) que la mandataria tenga que enfrentarse a la Cámara Alta ha podido hacer mella en las consecuencias en el parque paulista, que ve con apatía como el país podría cambiar de presidente.