PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Domingo 17 de Diciembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Podrix

Rafael Alba / 25-04-2016
Llaménlo ‘punk’ si quieren, por aquello de que suenan algunas guitarras furiosas y de que las poderosas líneas de bajo que invitan al movimiento, están en la base del conjunto. Pero no falta tampoco el aliento pop de las buenas melodías. Ese es el material de alto voltaje que maneja Podrix, una joven artista argentina que empieza a abrirse paso.

Al fin y al cabo, la revuelta, las relaciones difíciles y los soliloquios oscuros son las constantes vitales que han animado la música juvenil de todos los tiempos. Al menos, desde que, a finales de la década de los setenta, los activistas del ruido demostraron que no era necesario ser un virtuoso para subirse un escenario y convertir en arte el latido de su furia.

En ese viejo caldo de cultivo y en la capacidad demostrada por los rockeros argentinos de todos los tiempos para expresarse en castellano, se han desarrollados los nuevos brotes verdes de música salvaje y contemporánea que han convertido la zona sur de Buenos Aires en uno de los viveros artísticos en auge.

Y por allí se desenvuelve Florencia Batalla, más conocida como Podrix, como explicábamos antes, en cuyo primer disco, titulado ‘La Vuelta de Saturno’ han intervenido algunos de los artistas más interesantes de esa nueva hornada emergente que parece asegurar el futuro del pop furioso en aquel país.

Los cómplices de Podrix son tipos ‘duros’ como Alejandro Schuster, de Viva Elástico, Walter Lema, de Placer o Adrián Crivelli, de Abducidos, unos nombres que, quizá, no les suenen todavía pero que harían bien en anotar en su ‘smartphone’, porque dentro de poco se va a hablar mucho de ellos.

Todos han contribuido a convertir el debut de Podrix en una suerte de carta de presentación generacional que se beneficia de ese esfuerzo colectivo y rompedor en el que también ha participado , la antigua novia de Dee Dee Ramone. Si quieren saber cómo suena, busquen el bandcamp de la artista. Les sorprenderá.