PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Sábado 18 de Noviembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

POLÍTICA Brasil

El Senado brasileño aparta a Dilma Rousseff de la presidencia

María José Pérez / 12-05-2016
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

Después de una sesión maratoniana, el Senado brasileño ha decidido seguir adelante con el juicio político contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y por ende apartarla del poder durante 180 días mientras deliberan si finalmente dejará su cargo de modo definitivo.

Con la mayoría simple de la Cámara Alta (41 votos) era suficiente para que la mandataria tuviera que retirarse y así ha sido, de hecho la mayor parte del Senado ha votado a favor de sacar a la presidenta de su cargo. Ahora, y de modo automático, la presidencia pasa a manos del vicepresidente Michel Temer, al que la propia Rousseff ha acusado de ser un “traidor”.

Temer, que no goza de demasiadas simpatías entre los brasileños, tiene intención de aferrarse al poder durante estos seis meses. Al menos así lo aseguran los analistas políticos brasileños, que vaticinaban que la mayor parte de la Cámara Alta estaría en contra de que la mandataria siguiera en el poder. Con la presidencia en mente, Temer ya había dado algunas pinceladas del que sería su equipo de Gobierno mientras Rousseff se temía lo peor.

Temores que se han confirmado, pues Rousseff está fuera del Gobierno debido a que 55 de los 78 senadores que han votado lo han hecho para que comience el proceso. Así las cosas, la presidenta ha decidido irse por la puerta grande, literalmente. Cuando se oficialice la votación a lo largo del día de hoy, abandonará a pie el presidencial Palacio de Planalto. Como ya anunció, se irá ofreciendo batalla. De hecho, no ha dejado de lado intentar volver al poder cuando pasen los seis meses pues considera este proceso un “golpe de estado”.

Con esto han coincidido los pocos senadores que aún respaldan a la política del Partido de los Trabajadores (PT). Según ellos, tal y como recoge prensa de todo el mundo, no debería poder cesarse de esta manera a una presidenta que ha sido elegida en las urnas por maniobras fiscales que no constituyen a su juicio un delito grave o a la situación económica, porque para eso están las elecciones.