PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Domingo 19 de Noviembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Marilina Bertoldi

Rafael Alba / 25-05-2016
Entre la canción de autor y el grunge más furioso, Marilina Bertoldi, una de las artistas más interesantes que han surgido en Argentina en los últimos tiempos, práctica un rock pausado que se balancea entre las guitarras con su punto justo de distorsión, las melodías con gancho y unos textos cuidados y muy contemporáneos que no dejan indiferente a nadie.

Su disco más reciente, titulado ‘Sexo Con Modelos’, el tercero en su carrera en solitario, compagina los ambientes oscuros, con los ritmos, más o menos, bailables, y ha sido definido por la crítica especializada como una clara apuesta de su autora por la crudeza del sonido.

Atrás quedan sus dos obras anteriores, ‘El peso del aire suspirado’ que publicó en 2011 y ‘La presencia de las personas que se van’ que llegó al mercado tres años después y que mostraban la faceta más melódica y reposada de la música de Marilina.

Claro que entonces, Marilina todavía formaba parte de Connor Questa, una banda ruidosa y alternativa que se mantuvo en activo entre 2010 y 2015, que colmaba de sobra su vertiente más ‘rockera’, por lo que aprovechaba sus discos como solista para probar otras líneas estilísticas en las que también se siente cómoda.

Su nuevo disco es una especie de confluencia entre las dos líneas estéticas que había mantenido separadas hasta ahora. Poco más de media hora de música que se extiende a lo largo de diez canciones que reflejan una personalidad bien definida en la que entran en juego la tensión eléctrica y el romanticismo de última generación.

Marilina hace un uso inteligente de las nuevas tecnologías que acercan levemente su sonido a las texturas industriales de bandas noventeras como Nine Inch Nails y consigue configurar unas atmosferas, a veces inquietantes y, a veces oscuras y poéticas que envuelven unas canciones destinadas a no pasar desapercibidas. Pruébenlo y repetirán.