PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Viernes 24 de Noviembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Modular

Rafael Alba / 10-06-2016
Han vuelto. Cinco años después, Modular, esa banda argentina de los trajes espaciales y los videos retrofuturistas, publica un nuevo disco, titulado ‘Fuga al paraíso’, con el que profundizan en su línea: Canciones de estructura pop y cadencias lánguidas, envueltas en secuencias electrónicas que facilitan el baile.

Y aunque parezca más de lo mismo, hay muchas y muy estimulantes novedades en la música que acaba de publicar esta banda argentina, liderada por Mariana Badaracco y Pablo Dahy. Quizá porque la conexión setentera y el latido `funky’ que antes solo se les presentía, de repente, se ha hecho más visible que antes.

Esta ese leve crujido, aparentemente guitarrero, que suena como una especie de referencia de fondo en algunas canciones y que evoca tiempos salvajes de trémolo y wah, aunque el ambiente general sea más mecánico y robótico, sobre todo cuando esa voz femenina, entre el susurro seductor y la frialdad de un buzón de voz ocupa el centro de la mezcla.

A lo nuevo de Modular hay quien lo sitúa entre unos Daft Punk con querencias setenteras aún más marcadas y la electrónica juguetona de La Casa Azul. Aunque también se establecen paralelismos con otras luminarias modernas como High Llamas o Stereolab. Y hasta hay quien encuentra vericuetos estilísticos entre este sonido y el burbujeante italo-disco.

Las críticas especializadas acumulan las referencias y las comparaciones sugerentes para ponerle palabras descriptivas a esta música melódica, bailable y divertida que, sin embargo, parece llevar en su interior la semilla de una desasosegante ‘distopía’ que nos revela un futuro terrible y más deshumanizado de lo que ya nos esperamos.

Y de fondo, como siempre, destaca el exquisito cuidado que esta banda argentina pone en sus grabaciones, plagadas de detalles casi inaudibles para los oyentes descuidados, pero que ‘están ahí’ y cumplen su función, para conseguir que brille más la considerable capacidad melódica de un grupo que no ha olvidado nunca que, al final, las buenas canciones son siempre una apuesta ganadora.