PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Domingo 19 de Noviembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Dellafuente

Rafael Alba / 11-11-2016
Llevan razón los críticos de la revista especializada Mondosonoro cuando dicen que ha llegado la hora de dejar de ignorar a Dellafuente. Un artista granadino con una capacidad natural para combinar los géneros que conviven juntos en las calles y realizar, además, una música que se resiste sabiamente a ser etiquetada.

Dellafuente contaba en sus primeras entrevistas que sus primeros 'beats' eran completamente analógicos, paridos en cualquier esquina de su ciudad andaluza en compañía de colegas que le pegaban fuerte a la guitarra y el cajón y de 'Maka', ese 'cantaor' de flamenco con quien trabaja y considera una de sus primeras influencias concretas.

Y sea o no sea cierta la historia, o sean o no fieles a la realidad mis recuerdos, parte de ese pasado, real o posible, parece fácil de evocar en las canciones de este artista que parece a la vez moderno y clásico. Porque en su música se aprecia una conexión clara, con el rap que se hace ahora mismo y también con las raíces de un estilo que arrancó en pleno siglo XX.

Dellafuente está al tanto de las nuevas tendencias y conoce perfectamente las claves de las texturas electrónicas habituales en el 'trap' o el uso del 'autotune'. Pero, a la vez, sus rimas y sus temas tienen ese aliento contestatario y cotidiano y esa preocupación social que se echa en falta en las nuevas estrellas 'millennials'.

Su nuevo disco se llama 'Ansía Viva' y, como decíamos al principio, ha recibido ya el beneplácito de la crítica moderna. Se reconoce al artista unas inquietudes por encima de la media y una evolución constante que ha provocado en muy poco tiempo mejoras claramente perceptibles en la definición de su particular estilo.

Aunque también ha recibido algún amable 'tirón de orejas' de la respetable crítica. El fuego amigo se concentra en un par de temas que los escritores especializados consideran simple 'flamenquito'. Puede que lleven razón o puede que no. Pero ya se sabe que la polémica también es un componente fundamental del éxito.