PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Sábado 18 de Noviembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

INTEGRACIÓN Brasil

Como contrapartida, podría reforzarse reforzar la negociación entre la Unión Europea y el Mercosur

Brasil cree que un eventual fracaso del TPP puede beneficiar su comercio
EFE / 02-12-2016
Bandera de Brasil

Bandera de Brasil

El eventual fracaso del TPP que pudiera suponer la salida de Estados Unidos de ese acuerdo "no sería una mala noticia" para Brasil, dijo hoy el embajador Roberto Jaguaribe, presidente de la agencia oficial para la promoción de exportaciones.

El Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP) "sería beneficioso para muchos competidores de Brasil", dijo Jaguaribe en una rueda de prensa en la que expuso las expectativas de la Agencia de Promoción de Exportaciones e Inversiones (APEX).

No obstante, el diplomático consideró que habrá que esperar a que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que anunció ya su decisión de romper con el TPP, concrete esas intenciones.

"Nada de lo que Trump ha anunciado quiere decir que luego lo vaya a hacer", indicó Jaguaribe, quien consideró que el presidente electo de Estados Unidos es ante todo "un hombre de negocios" y que una vez en el poder se comportará con un "gran pragmatismo", pese a que no fue lo que trasmitió en la campaña que lo llevó a la Casa Blanca.

En el caso de Brasil, más allá del impacto positivo que pudiera tener un fracaso o debilitamiento del TPP, el embajador subrayó que "el momento es oportuno" para reforzar la negociación entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, retomada tras años de estancamiento.

Subrayó que en el bloque que integran Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela (aunque este último país no participa en esas negociaciones), "nunca hubo una coincidencia tan grande" en torno a la idea de que se deben abrir las puertas al comercio y apostar en una alianza con la UE.

No obstante, consideró que la mayor traba puede estar ahora en la propia UE, que todavía "está absorbiendo el Brexit", como se conoce al proceso de ruptura con el bloque iniciado por el Reino Unido.

Jaguaribe apuntó que, aún en medio de ese proceso y en medio de una coyuntura política incierta, muchos mercados europeos "deberían entender" que los países suramericanos no son competidores, sino que representan un "espacio natural" para el bloque comunitario, por razones históricas, culturales y principalmente comerciales.

"El Mercosur ya es uno de los mayores socios comerciales de la Unión Europea", por lo que "lo más natural" sería que ambos bloques superen finalmente sus diferencias y alcancen el acuerdo que persiguen desde hace dos décadas, dijo.

Según Jaruaribe, un acuerdo de esa naturaleza le daría un fuerte impulso al comercio exterior de Brasil, que ya se encamina a cerrar este año con un superávit histórico.

De acuerdo a datos oficiales divulgados este jueves, el comercio brasileño tuvo en los primeros once meses de este año un superávit en su balanza comercial de 43.282 millones de dólares.

Esa cifra constituye un récord para ese período y es superior en un 220,5 % al superávit registrado entre enero y noviembre de 2015.

Jaguaribe destacó que esa expansión de las exportaciones se ha dado en un contexto negativo en los mercados internacionales, que se vio agravado por las crisis política y económica que atraviesa el país, que han tenido un cierto impacto en la imagen de Brasil ante los mercados y los inversores globales.

"Es evidente que los mercados quieren situaciones previsibles y estabilidad" y que las coyunturas "volátiles e inesperadas los alejan" y son negativas para la imagen de un país, admitió.

Sin embargo, subrayó que Brasil continúa visto como un proveedor confiable y sigue siendo un imán para las inversiones extranjeras, que aún en ese escenario desfavorable no han dejado de llegar.

Según Jaguaribe, el Gobierno del presidente Michel Temer "está dando señales claras" y transmitiendo confianza a los inversores con determinadas medidas, entre las que citó una propuesta que tramita en el Congreso y apunta a limitar el aumento anual del gasto público a la inflación del ejercicio anterior durante los próximos 20 años.

"Eso hará mucho más previsible el escenario económico brasileño" y será un factor "tranquilizador" para los mercados externos, dijo el diplomático.