PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Sábado 23 de Septiembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

POLÍTICA Brasil

La constructora brasileña acuerda pagar multas récord de 3.500 millones de dólares a EE.UU., Suiza y Brasil

El caso Odebrecht amenaza con extenderse judicialmente por toda la región
Americaeconomica.com / 22-12-2016
Odebrecht

Odebrecht

La constructora brasileña Odebrecht, situada en el corazón del escándalo de Petrobras, y su filial Braskem, acordó ayer pagar multas récord de más de 3.500 millones de dólares a EE.UU., Suiza y Brasil por sobornos a funcionarios y políticos de esos tres países, según recoge AFP.

Con ello, se trata del mayor caso ante la justicia estadounidense por sobornos pagados por empresas extranjeras. Pero aún podría ir a mucho más, ya que la empresa brasileña habría reconocido que pagó 439 millones de dólares por sobornos en 11 países.

Y al menos Ecuador ya ha anunciado a través de su Fiscalía que solicitará en la próximas horas la información respectiva a EE.UU. Un requerimiento que podría abrir la puerta a nuevos procesos judiciales a lo largo de toda la región.

Así, en el caso de EE.UU., se ha considerado que al cotizar Odebrecht y Braskem en la bolsa de Nueva York, utilizaron el sistema financiero y bancario de EE.UU. para pagar "centenas de millones de dólares en sobornos", según ha afirmado el Departamento de Justicia.

Por ello, Odebrecht y Braskem habían sido acusadas de "conspiración para violar" la legislación estadounidense contra sobornos y, al igual que Suiza, EE.UU. recibirá un 10% del total de la multa (2.600 millones) que Odebrecht deberá pagar a Brasil. Un porcentaje que en el caso de Braskem (957 millones) sube hasta el 15%.

No obstante, según el Departamento de Justicia estadounidense, en el proceso quedó en evidencia que a partir de 2001 Odebrecht pagó unos 788 millones de dólares a funcionarios gubernamentales y partidos políticos en diversos países para garantizar contratos.

En concreto, los tentáculos de esta trama corrupta se extendieron a países como Venezuela, Perú, Ecuador, México, Panamá, República Dominicana, Argentina, Colombia y Guatemala.