PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Viernes 24 de Noviembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

EL CAFÉ DE LAS ARTES Argentina

Ariel Rot

Rafael Alba / 07-03-2017
Cuando los años pasan, hasta los rockeros más incombustibles pueden sentirse cómodos en los espacios menos ruidosos. Al guitarrista y compositor Ariel Rot se le puede ver mucho últimamente parapetado tras las cuerdas de acero de su acústica, cantando sus canciones casi a media voz.

Desde que oyeron los primeros guitarrazos seminales del gran Buddy Holly, los buenos aficionados al rock más ruidoso saben que dentro de los grandes temas del género más ruidoso de la historia, late un alma melódica y sutilmente pop que se engrandece en sus versiones desenchufadas.

Y esa esencia está muy presente en 'La Manada', el último álbum de Rot. Tan 'stoniano' como se le supone pero, a la vez, muy en la onda de sus contemporáneos o sus maestros, afiliados como él, al imperecedero partido del Rock Nacional Argentino, si es que existe o ha existido alguna vez una opción política tan sólida.

Rot es ya parte de esa historia que escribieron nombres como el mismo, Moris Biravent, Andrés Calamaro, Fito Páez, Charly García o Luis Alberto Spinetta, entre otros, y del mismo modo que sabe rocanrolear cuando conviene, también domina otras artes como la balada sugerente o el medio tiempo evocador.

Y esa faceta del maestro, quizá la más desconocida de todas, será la que puedan ver todos los sábados de este mes, los clientes del Casino de Barcelona, donde Ariel Rot será artista residente en marzo, para ofrecer unos conciertos íntimos, de los que se puede disfrutar tranquilamente mientas se cena.

Pero Rot no va a afrontar esta aventura completamente sólo. Ha buscado compañía. Y de la buena. Así los seguidores del guitarra solista de Tequila y Los Rodríguez tendrán la oportunidad de ver a su artista favorito compartir su repertorio con Federico Lechner, un pianista excepcional que no necesita presentación. ¿No les resulta atractivo?