PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Domingo 17 de Diciembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Mundo

INTEGRACIÓN Mundo

El Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem) destinará 26 millones de dólares a la conocida como ruta 30 en Uruguay

Mercosur reactiva su Fondo de Convergencia y consensúa una declaración sobre Venezuela
Americaeconomica.com / 21-07-2017
Dólares

Dólares

Mercosur ha acordado durante la cumbre que se ha desarrollado esta semana en Mendoza, Argentina, y que hoy llega a su fin, activar el Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (Focem) que comenzará por destinar 26 millones de dólares para la conocida como ruta 30 en Uruguay, según ha informado el ministro de Relaciones Exteriores de este país, Rodolfo Nin Novoa, en una conferencia de prensa junto al ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori.

El Focem es el primer mecanismo solidario de financiamiento propio de los países del MERCOSUR y tiene por objetivo reducir las asimetrías del bloque. Aunque ya se creó a fines del año 2004 y está operativo a partir del año 2006, hasta la fecha solo se han aprobado 46 Proyectos; pese a contar con un total de aportes que alcanza los 127 millones de dólares anuales, a partir de 2013, con el ingreso de la República Bolivariana de Venezuela.

Por ello, Nin Novoa calificó la decisión como una “muy buena noticia, porque ha sido una obra muy postergada”. Pero, sobre todo, se trata de una noticia que viene a confirmar que, después de mucho tiempo, el Mercosur comenzó a revitalizarse; una narrativa que ha buscado instalar la cancillería argentina al hacer una evaluación de su gestión al frente del bloque, que ahora entrega a Brasil.

De ahí también ha salido el compromiso político de empujar las negociaciones tanto con la Unión Europea como con la Alianza del Pacífico. Además, contrariamente a lo esperado, ni Argentina ni Brasil han presentado reclamaciones sobre la propuesta de incremento en la tasa consular que impulsa Uruguay y que supondría un aumento de los aranceles para los productos de sus socios, después de que los funcionarios de este país explicasen en las pertinentes reuniones técnicas que la medida incluye un calendario de finalización.

Incluso en lo relativo a la crisis política e institucional en Venezuela, los presidentes de los países que integran Mercosur como miembros de pleno derecho, más Chile, han logrado consensuar una declaración, después de que en un primer momento pareciese imposible. El motivo es que Uruguay deseaba una declaración menos dura que la pretendida por Brasil, Argentina y Paraguay. Tan sólo, Evo Morales, el presidente de Bolivia, país en trámites de adhesión, no ha firmado el documento.

Así, el documento final no tiene el tono de condena al Ejecutivo de Maduro que estos últimos habrían deseado, pero sí mantiene como principal objetivo lograr que el presidente venezolano suspenda las elecciones del 30 de este mes para convocar a una Asamblea Constituyente.

Además, en la mencionada declaración, se llama "al cese de toda violencia" y al "restablecimiento del orden institucional" y los países firmantes se ponen a disposición para "acompañar" el "diálogo entre venezolanos" que pueda derivar en "una concertación política creíble". El texto íntegro se puede consultar a continuación:

"Los Estados parte del Mercosur y los Estados asociados de Chile, Colombia y Guyana, así como México, reiteran su profunda preocupación por el agravamiento de la crisis política, social y humanitaria en la República Bolivariana de Venezuela.

Hacen un urgente llamado al cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas, instando al restablecimiento del orden institucional, la vigencia del Estado de derecho y la separación de poderes, en el marco del pleno respeto de las garantías constitucionales y los derechos humanos.

Exhortan al Gobierno y a la oposición a no llevar a cabo ninguna iniciativa que pueda dividir aún más a la sociedad venezolana o agravar conflictos institucionales.

Convencidos que la solución a la crisis sólo podrá ser resuelta por los venezolanos, instan al Gobierno y a las fuerzas opositoras de la hermana República Bolivariana de Venezuela al diálogo, que permita una concertación política creíble.

Finalmente, los Estado parte del Mercosur y los Estados asociados de Chile, Colombia y Guyana, así como México, reiteran su plena disposición a acompañar ese proceso de diálogo entre venezolanos de la manera en que los actores estimen más conveniente".