PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Jueves 24 de Agosto de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre México

MERCADOS Y FINANZAS México

México triplica las previsiones de los analistas y Moreno reduce a la mitad las de Correa

México supera a sus perspectivas, mientras Ecuador las rebaja
Americaeconomica.com / 31-07-2017
Pese a la amenaza de desestabilización que ha supuesto la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca para México, o quizá porque su efecto había sido magnificado en exceso a la hora de realizar previsiones, la economía del país azteca ha crecido un 0,6% en el segundo trimestre de este año respecto al primero. Una cifra que supera a las expectativas marcadas por el consenso de los analistas consultados por Bloomberg para dicho periodo.

Así, éstos preveían un crecimiento de tan sólo el 0,2% en estos segundos tres meses del año; una cifra que se ha visto triplicada por los datos preliminares y ajustadas por estacionalidad que ha publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) mexicano. Con todo, hay que señalar que se podría hablar de una desaceleración del crecimiento ya que en el primer trimestre el Producto Interior Bruto (PIB) mexicano creció al 0,7%.

O también, si se tiene en cuenta como referencia la comparación anual, ya que el PIB de México ha crecido un 1,8% en este segundo trimestre de 2017, frente al 2,6% del mismo periodo en 2016; siempre y cuando se tengan en cuenta datos no ajustadas por estacionalidad. Porque en lo que se refiere a datos desestacionalizados, la economía mexicana estaría creciendo a un 3% anual.

Unos datos que, en cualquier caso, vienen a remarcar la tendencia de que a la economía del país le estaría yendo mejor de los esperado. Y es que éstos se publican después de que, en mayo, México ya subiese su estimación de crecimiento del PIB para 2017 a un rango de entre el 1,5% y el 2,5%; o después de que la semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisase también al alza su pronóstico para este año desde el 1,7% al 1,9%.

Por el contrario, Ecuador afronta una situación prácticamente inversa después de que su presidente Lenín Moreno anunciase que el PIB del país crecerá un 0,7% en 2017, frente al 1,4% proyectado en abril por el gobierno de su antecesor Rafael Correa.

Una previsión que coincide con la de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), pero que sería aún muy optimista si se toma como referencia la realizada por Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha estimado un decrecimiento del 1,6% para la economía ecuatoriana en este año.

Moreno ha señalado además que su administración ha heredado "un endeudamiento y un grave escenario" y que "la situación es crítica", por factores como la prolongada caída del crudo, los bajos precios de las materias primas, la apreciación del dólar, los devastadores efectos del terremoto de abril de 2016 y porque "al no contar con recursos líquidos suficientes, se recurrió a financiamiento externo e interno".

Una alusión esta última a la herencia recibida del Gobierno de su predecesor, Rafael Correa, y que hace que, a juicio de Moreno, Ecuador necesite mejorar imperiosamente "las condiciones de financiamiento, generar mayores ingresos, aumentar nuestras exportaciones, el ingreso de dólares a la economía y fomentar la inversión privada".

Unas declaracioones que Rafael Correa ha rebatido señalando que el anuncio de su sucesor intenta avalar una inminente subida de impuestos, a la que llamó como "paquetazo" y con los que, a juicio de Correa, estaría claudicando ante la oposición y la agenda de la derecha ecuatoriana. Para septiembre, está previsto que Moreno anuncie el programa económico de su Gobierno por los próximos cuatro años.