PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Jueves 19 de Octubre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Venezuela

MATERIAS PRIMAS Venezuela

Senadores estadounidenses piden a Mnuchin que investigue esa posibilidad

¿Acabará Rusia haciéndose con la propiedad de PDVSA?
Americaeconomica.com / 20-09-2017
Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro estadounidense

Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro estadounidense

El senador demócrata por Nueva Jersey Bob Menéndez y el republicano Marco Rubio, quien lo es por el estado de Florida, han enviado una carta al Secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, en la que expresan su preocupación ante la posibilidad de que el Gobierno de Putin se apropie de la filial estadounidense de PDVSA, Citgo, debido a las cantidades multimillonarias que el país suramericano le adeuda a Rusia.

Por ello, han pedido al Comité de Inversión Extranjera de EE.UU. (CFIUS por su sigla en inglés), un órgano integrado por miembros del gabinete del presidente Trump que se encarga de revisar la seguridad nacional de inversiones extranjeras en empresas estadounidenses, que investigue si PDVSA, o al menos su división en EE.UU., Citgo, podrían pasar a ser adquiridas por Rosneft de Rusia.

Un temor que se fundamenta en los créditos y el dinero en efectivo que Rusia, ante las crisis de divisas que atraviesa el país suramericano, ha concedido a Venezuela en los últimos años a cambio de algunos activos de petróleos de Venezuela. Y es que en diciembre de 2016, según un documento que dio a conocer el Latin American Herald Tribune, Maduro entregó el 49,99% de las acciones de Citgo a Rosneft a cambio de un préstamo de 1.500 millone de dólaress.

Por ello, si Citgo o PDVSA incumplieran con el pago del millonario préstamo, Rosneft pasaría a controlar sus refinerías de petróleo y oleoductos en EE.UU. Y esta posibilidad no parece en absoluto lejana.

Hoy mismo, el banco de inversión con sede en Nueva York, Torino Capital, ha afirmado que, si se tienen en cuenta tan solo las cantidades que ha de afrontar en el resto del año, la deuda consolidada de Venezuela asciende a 6.500 millones de dólares. Por ejemplo, entre octubre y noviembre de este año, Venezuela debería cancelar 3.768 millones de dólares por concepto de amortizaciones e intereses tanto de bonos soberanos como de bonos de Pdvsa.

Unas cifras a las que se sumarían 22.500 millones de dólares más en 2018 y otros 25.200 en 2019. De esta forma, cumplir con sus obligaciones supondría para el país suramericano destinar el equivalente a un 65,4% de las exportaciones proyectadas para 2018, lo que convierte en "poco probable que toda esta deuda sea pagada", según señala el economista jefe de Torino Capital, Francisco Rodríguez en declaraciones que recoge El Universal.

Y, aunque por ejemplo la deuda con China, ya fue reprogramada una vez e incluso los compromisos con Rusia están en proceso de renegociación, según señala el propio Rodríguez: “algunas de estas deudas van a ser reestructuradas. La pregunta es cuáles lo serán y si la República le seguirá dando prioridad a los tenedores de bonos por encima de otros acreedores”.

Y quienes tienen todas las papeletas de jugar el papel protagonista son los acreedores chinos y rusos ya que, aparte de los compromisos del Banco Central de Venezuela (BCV), el principal montante de la deuda venezolana corresponde a los préstamos bilaterales y los créditos con China y Rosneft.

La posibilidad, por tanto, de que PDVSA acabe en manos rusas no es tan descabellada y esa es la tesis, por ejemplo, también del eurodiputado de Ciudadanos, Javier Nart. El eurodiputado integrado en el grupo parlamentario europeo de la Alianza de los Liberales y Demócratas (ALDE) afirmó el pasado viernes 15 de septiembre, en la Casa de América, en un acto sobre el nuevo marco de relaciones con América Latina, que Rusia estaba concediendo préstamos a Venezuela sabiendo que este país no los podría pagar, pero que la nación presidida por Putin pensaba así hacerse con sus activos estratégicos.

También el pasado 17 de agosto, el líder opositor ruso Alexéi Navalni aseguró que el Kremlin no recuperaría los millones concedidos en créditos a Caracas. Una posibilidad que cada vez parece más cercana... al menos no una recuperación en divisas.