PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Jueves 19 de Octubre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Mundo

ENERGÍA Mundo

Algunos de sus principales empresarios destacan la coyuntura que atraviesa la región

Energía e infraestructuras, grandes oportunidades de inversión en América Latina
Americaeconomica.com / 27-09-2017
I Congreso Iberoamericano para Presidentes de Compañías y Familias Empresarias

I Congreso Iberoamericano para Presidentes de Compañías y Familias Empresarias

Energía e infraestructuras han centrado hoy los primeros paneles del I Congreso Iberoamericano para Presidentes de Compañías y Familias Empresarias, organizado por el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI). Esta asociación de empresarios con vocación iberoamericana pretende ser un referente para abordar futuros retos y sinergias así como identificar foros de inversión y desarrollo en la región. A la cita han acudido 450 líderes empresariales de ambos lados del Atlántico.

Tras la inauguración del Congreso se han abordado temas referentes a la matriz energética, infraestructuras, minería, empresa familiar y los nuevos desafíos empresariales. En el panel de apertura (‘Modelo energético y desarrollo sostenible’) han estado presentes el presidente Bridas, Alejandro P. Bulgueroni (Argentina) y el presidente de Enagás, Antonio Llardén, en el que el el presidente de REE, José Folgado, ha ejercido como moderador. Bulgheroni y LLardén se han centrado en el futuro de las fuentes de energía y el reto al que se enfrentan los países de la región de mejorar las infraestructuras de distribución e integrarse.

El empresario argentino ha reflexionado en torno a los grandes problemas de basar en el futuro la matriz energética en las energías renovables: “Hay que ser realistas en cuanto a los procesos de cambio de la matriz energética. La clave para reducir la contaminación viene dada por la progresiva sustitución del carbón por el gas que es menos contaminante. Basar la matriz energética en las renovables no va a ser un proceso fácil ni corto porque requiere grandes inversiones y porque los combustibles fósiles representan el 85% del actual consumo y reducirlo será una labor difícil y de muchos años”.

Llardén ha subrayado que “la transición energética va a ser un proceso global e imparable. No va a haber países autárquicos ni en lo que se refiere a seguridad energética ni respeto al medio ambiente. Todas las naciones dependen de lo que los demás hagan en esos dos ámbitos. Hay que avanzar hacia las renovables pero también hacia tener mayor eficiencia energética, sobre todo en las fuentes de energía más tradicionales. Debe haber un proceso de descarbonización que será lento, pausado y coordinado, pero debe hacerse”.

Ambos han coincidido en que “el gas se va a usar en el futuro como ahora se utiliza el petróleo” (Bulgheroni) y el “gas va a ayudar a industrializar a quien lo tiene y además va a contribuir a incrementar la exportación como hacen ahora EEUU y Rusia” (Llardén). En resumen, como ha afirmado Llardén “el futuro es que haya un mix energético de renovables, gas, petróleo y cada vez menos carbón. Pero va a ser un proceso gradual y no se puede pensar en un futuro solo de renovables lo que es inviable por costes y capacidades tecnológicas”.

Finalmente, Folgado ha destacado “el papel decisivo de los gobiernos para crear entornos regulatorios propicios para las enormes inversiones que se necesitan para impulsar un desarrollo sostenible y un nuevo modelo energético”

La ‘Inversión y financiación de infraestructuras en Latinoamérica’ ha sido el tema central del segundo panel, en el que han participado representantes iberoamericanos como los mexicanos Jerónimo Gerard, presidente de MPR; Juan Alberto Leautaud, Head of infrestructure para Hispano-América de Blanckrock; Eduardo Ramos de la Cajiga, director general de CKD Infraestructura e Ignacio Saldaña, director Ejecutivo de Tesorería de Banorte. Esta mesa la ha moderado el consejero delegado del grupo español Azvi, Manuel Contreras.

Contreras ha destacado que “la falta de infraestructuras es un factor limitante para el crecimiento de América latina en todos los ámbitos: en las exportaciones, en el área del turismo y en lo referido al incremento de la productividad”. Por su parte, Ramos de la Cajiga ha apuntado que “hay oportunidades de inversión en energías renovables donde en América Latina se vive la fiebre que se vivió en Europa. También hay oportunidades en capacidad de almacenamiento, transportes, agua y telecomunicaciones”.

Leautaud ha subrayado que “el cuello de botella para el crecimiento de México son las infraestructuras en áreas de energía y de transportes. Estamos obligados a diversificar y lo ocurrido con Trump ha llevado a que apostemos por esa diversificación y miremos más a España y a Europa como socios en inversiones y nuevos mercados de exportación”.

En resumen, que más allá de los riesgos económicos y geopolíticos, “es un buen momento para la infraestructura en América Latina en general y en países como México, Colombia y Chile en concreto”, en palabras de Gerard. De hecho, Saldaña ha recordado que “existe apetito por invertir en infraestructuras en México. Faltan más proyectos que dinero, proyectos viables financieramente”.

El I Congreso Iberoamericano para Presidentes de Compañías y Familias Empresarias, organizado por CEAPI, cuenta con el patrocinio de Enagás, Gómez Acebo & Pombo, Grupo Hotusa, Ayuntamiento de Madrid, Mapfre, Red Eléctrica de España, Repsol y Telefónica. Y con las colaboraciones de Atlantic Cooper, ATREVIA, Grupo Azvi, Grupo Eulen, Iberia, Maxam, Universidad Camilo José Cela y Valdebebas Fintech District.