PUBLICIDAD
Año XVIII - Madrid, Martes 12 de Diciembre de 2017
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

MOTOR Brasil

La delegación de la compañía en el país latinoamericano mantiene en estos momentos conversaciones con los afectados así como con la Fiscalía brasileña.

Volkswagen estudia indemnizar a víctimas tras colaborar con la dictadura en Brasil
dpa / 01-12-2017
Volkswagen

Volkswagen

El gigante automotor alemán Volkswagen estudia indemnizar a las víctimas que con ayuda de su filial fueron presuntamente perseguidas durante la dictadura militar en Brasil, informó hoy la empresa.


La delegación de la compañía en el país latinoamericano mantiene en estos momentos conversaciones con los afectados así como con la Fiscalía brasileña.


"Volkswagen quiere indemnizar económicamente a las víctimas de la dictadura militar en Brasil", apuntó el histórico directivo de Volkswagen Diete Landenberger en declaraciones a la revista económica "Wirtschaftswoche".


"Volkswagen admite su responsabilidad moral por la injusticia ocurrida durante la dictadura militar en Brasil", agregó.


Una serie de denuncias presentadas en 2015 en Brasil, en las que se indicaba que la empresa ofreció respaldo económico al régimen dictatorial entre 1964 y 1985 hicieron saltar la alarma y llevaron a la mayor automotriz de Europa iniciase una investigación externa para aclarar lo ocurrido.


A mediados de este año, informaciones publicadas por el diario alemán "Süddeutsche Zeitung" y los canales regionales NDR y SWR desvelaron que Volkswagen do Brasil colaboró presuntamente de forma activa en la persecución política y represión de los opositores de la dictadura militar en Brasil.


De acuerdo con estos medios, Volkswagen do Brasil espió a sus propios trabajadores y sus ideas políticas. Estos datos acababan, por ejemplo, en forma de listas negras en manos de la Policía política de la dictadura militar que se extendió desde 1964 hasta 1985.


Además, VW do Brasil permitió presuntamente que la Policía secreta llevara a cabo detenciones políticas de trabajadores en las instalaciones de la automotriz. Los afectados informaron de que fueron torturados durante meses por haber formado parte de grupos opositores y repartido octavillas en los terrenos de la empresa.


La directiva de VW en su sede alemana en Wolfsburgo tuvo conocimiento de las detenciones en la fábrica en Brasil como tarde en 1979, según indicaron los medios alemanes.