PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Jueves 18 de Octubre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Perú

Politica Perú

Las 10 abstenciones de los diputados del Nuevo Perú de Veronika Mendoza, decisivas

Kuczynski apuesta a doble o nada y salva 'in extremis' la Presidencia
Americaeconomica.com / 22-12-2017
Pedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú

Pedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, se ha salvado por los pelos de de ser destituido de su cargo por el Congreso de Perú, después de que, pasadas las 11 de la noche; 79 de los 130 parlamentarios del país andino votasen a favor de su salida frente a tan sólo 19 votos en contra y 20 abstenciones.


Pero, afortunadamente para Kuczynski, era necesaria una mayoría de dos tercios de la Cámara, es decir de 87 diputados, para declarar vacante la Presidencia. Unos números que, no obstante, parecían estar ahí después de que hace tan solo una semana  93 congresistas aprobasen iniciar el proceso de destitución del también líder del Partido Por el Kambio (PPK) bajo la acusación de "incapacidad moral".


Una vez más, en el centro del escándalo, el gigante de la construcción brasileña Odebrecht, que ya ha derrumbado a varios políticos en la región por las acusaciones de aceptar sobornos a cambio de concesiones de infraestructuras a la multinacional carioca.


Pero, para evitar su destitución, que muchos daban ya por segura, Kuczynski utilizó una estrategia arriesgada y subió su apuesta a doble o nada. Así, según la Constitución peruana, ante la salida del presidente, debería aceptar el cargo uno de sus vicepresidentes; de lo contrario, debían convocarse elecciones.


Y Kuczynski apuntó que si era cesado, ninguno de sus vicepresidentes aceptaría. Es decir, convocatoria electoral. Y parece más que probable que fuese precisamente la posibilidad de perder su cargo, la que animo a abstenerse a los congresitas necesarios. 


Especialmente a los 10 del Nuevo Perú de Veronika Mendoza, quienes tras escindirse del Frente Amplio no cuentan aún con los requisitos necesarios para inscribirse en el registro de partidos y, por tanto, no habrían podido competir en la nueva contienda electoral. 


Así las cosas, pese a que Kuczynski llegaba con la popularidad más baja de toda su gestión ya que, según Ipsos, apenas un 18% de los peruanos lo respaldan en estos momentos; dio un golpe decisivo para continuar en la Presidencia. Gracias también a que, en una negociación escaño por escaño, logró romper al fujimorismo de Fuerza Popular.


Nada menos que Kenji Fujimori, hermano de Keiko, líder de la principal fuerza del Congreso, decidió no apoyar el cese de Kuczynski. Una decisión en la que parecen haber influido las turbulencias auguradas por los mercados: "Se proyectará turbulencia política en perjuicio de la población", declaró en un video compartido en sus redes sociales.


También, la presión de organizaciones sociales que consideraban que la oposición ha promovido un proceso "exprés", sin haberle dado a Kuczynski el tiempo ni la oportunidad de defenderse adecuadamente, también puede haber influído en el resultado de una votación. Algo a lo que apuntó el presidente en su discurso de defensa en el que incluyó frases como “el daño no me lo harán a mí, se lo harán al Perú”. 


Con todo, ni mucho menos se puede dar por descontado que ahora le espera al aún Presidente un periodo de estabilidad para completar su mandato previsto de cinco años. Fuerza Popular sigue teniendo mayoría absoluta en el Congreso y controla 71 asientos. Además, se da por descontado que en las negociciones, el PPK ha debido haber ofrecimientos políticos que ahora le costará pagar.


Y, por si fuera poco, el caso Odebrecht no está ni mucho menos cerrado. Esto significa que, si hubiese nuevas pruebas, podría volver a plantearse un proceso como el que ayer Kuczynski salvó por los pelos. Quizá entonces con un Nuevo Perú ya inscrito en el registro de partidos políticos.