PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Sábado 20 de Enero de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

MERCADOS Y FINANZAS Argentina

El Grupo Clarín resiste en Bolsa el ataque de los Kirchner

Americaeconomica.com / 23-09-2010
El Grupo Clarín, presidido por Héctor Magnetto, se mantiene en Bolsa a pesar de los conflictos que sufren con los Kirchner. Incluso las acciones se han revalorizado. En la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, las acciones se han fortalecido un 39% en lo que va de año, mientras que en la Bolsa de Londres la cifra aumenta hasta un 52,17% en el mismo periodo. No obstante, un nuevo ataque del Gobierno argentino podría afectar en un futuro a la cotización de las acciones de la compañía en las bolsas.

El Grupo Clarín continúa resistiendo los ataques de los Kirchner. Desde que el Gobierno le declarara la guerra al grupo por la supuesta apropiación indebida de Papel Prensa por parte de la compañía propiedad de Ernestina Herrera de Noble, las acciones en Bolsa no se han visto afectadas en ningún momento.

Es más, con todo lo que está sufriendo la compañía argentina, las acciones del grupo se han revalorizado en las dos bolsas en las que actúa. En la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, las acciones se han fortalecido un 39% desde principios de año. Y de misma forma, la cotización de la compañía en la Bolsa de Londres ha realizado incluso mejor actuación. Desde la misma fecha, los títulos del grupo argentino se han revalorizado un 52,17%.

El último ataque de los Kirchner contra el grupo de comunicación más poderoso de Argentina, ha sido la denuncia por parte de la Secretaría de Derechos Humanos, con Eduardo Luis Duhalde a la cabeza, la cual introdujo una querella ante un juzgado federal en contra de los propietarios de Clarín y la Nación, por apropiación ilícita y actos de daños a la humanidad en la adquisición, durante la dictadura militar, de Papel Prensa, la única manufacturera que produce y comercializa papel de diario en ese país.

La denuncia de la Secretaría de Derechos Humanos, en nombre del Gobierno, solicita que se llame a declaración indagatoria a Laura Ernestina Herrera de Noble y Héctor Magnetto (propietarios del grupo Clarín) y a Bartolomé Mitre, propietario del diario La Nación, entre otros directivos.

Entre otros asuntos, el Gobierno también pidió que se cite a declarar a los dictadores Videla y Emilio Eduardo Massera, y al ex ministro de Economía de la dictadura (1976-1983) José Alfredo Martínez de Hoz

El proceso se basa en el hecho de que la principal propietaria de las acciones de la papelera en 1976, Lidia Papaleo de Graiver, denunció haber sido amenazada para forzar la venta y poco tiempo después de haberla permitido, fue secuestrada y torturada por los cuerpos de seguridad dictatoriales.

El Secretario sostiene que los actos ilegales que contextualizan la adquisición de la empresa Papel Prensa "fueron concertadas por los directivos de las empresas junto a las más altas cúpulas del gobierno de facto".

Ante la posibilidad de un juicio, el secretario de Protección de los Derechos Humanos, Luís Alén, aseguró este miércoles que "hay muchas posibilidades de que el Gobierno gane el juicio y se responsabilice a los culpables". Alén considera las declaraciones del ex vicepresidente de Papel Prensa, Rafael Ianover y de lo antiguos dueña, Lidia de Graiver e Isidoro Graiver forman una parte muy importante de las pruebas.

En el otro lado, el Grupo Clarín acusa al Gobierno de querer controlar los medios de comunicación nacionales. Además Clarín se defiende afirmado que "la verdad histórica es que las acciones fueron compradas al Grupo Graiver en noviembre de 1976 por los diarios Clarín, La Nación y La Razón, cuando dicho Grupo enfrentaba problemas financieros y societarios, con la quiebra de al menos dos de sus bancos en el exterior”.

Las denuncias del Gobierno también han sido rechazadas por la mayor parte de las principales fuerzas de la oposición.

Toda esta guerra de entre los Kirchner y el Grupo Clarín comenzó ya hace semanas, después de que el Gobierno de Cristina Fernández difundiera el informe oficial "Papel Prensa: la verdad", que señala las presuntas complicidades entre los diarios y la dictadura para la apropiación en 1976 de la fabricante de papel, fundada en 1972.

Este es el último capítulo de múltiples ataques del Gobierno al principal conglomerado mediático de Argentina. Debemos recordar que en la última semana de agosto, el ministro de Planificación, Julio De Vido, decidió retirar la licencia a la operadora de internet Fibertel, propiedad del Grupo Clarín, por presunto incumplimiento de la normativa de las telecomunicaciones, al considerar que traspasó ‘sin autorización previa’ los servicios de Fibertel a Cablevisión cuando se fusionaron ambas empresas.

Los ejecutivos de la compañía, ya vieron como se quedaron sin los derechos televisivos de los partidos de primera división del fútbol argentino. Aún le queda mucho por resolver, después de que el año pasado, la presidenta Cristina Fernández promulgara la ley de Servicios Audiovisuales, la cual se encuentra en tribunales, que reorganiza al sector y obliga a Clarín a vender activos clave.