PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Martes 16 de Enero de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

MERCADOS Y FINANZAS Argentina

El presidente de Coca Cola en Argentina advierte de la elevada tasa de inflación

Americaeconomica.com / 05-10-2010
La alta tasa de inflación real, un 25% en lo que va de año, lastra las políticas sociales del Gobierno argentino. El dato, una estimación aceptada por los expertos del país, triplica la previsión del INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos) y sería la materialización de un ciclo inflacionario que se extenderá en los próximos años. Francisco Crespo, presidente de la división sur de Coca Cola, considera que el desfase del precio de los servicios públicos del agua, el gas o la energía eléctrica seguirá empujando la inflación a cotas elevadas.

El Instituto Ieral de la Fundación Mediterránea advirtió de que con una tasa tan elevada de inflación, el modelo productivo del país corre un serio riesgo. La pobreza, los conflictos laborales, la falta de infraestructura, de inversiones y de financiamiento de largo plazo, el atraso tarifario, la energía y la pérdida de competitividad cambiaria son algunas de las claves que deben observarse, según Ieral, bajo el prisma de esta elevada inflación.

El presidente de Coca Cola en Argentina, Francisco Crespo, considera a su vez que Argentina lleva el camino de ser un país caro. Asegura que el Gobierno deberá ir desactivando los subsidios para resguardar su aspecto fiscal porque eso le permitirá el desarrollo. Las altas tasas de inflación se extenderán por muchos años, según Crespo, que en el marco de la convención anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas, en Bariloche, destacó que la subida de precios para los empresarios que viven del mercado interno no es un problema dado que el costo en dólares se ve "cada vez más bonito”.

Sin embargo, el Instituto Ieral considera que la situación generada por la escalada de precios es frena la mayoría de los intentos del Gobierno de Cristina Fernández por contener la delicada situación social, ya que los subsidios se evaporan a una velocidad cada vez mayor. El PIB argentino rondará un crecimiento del 9% al finalizar el año, algo que muchos analistas interpretan como una ralentización de la economía que podría tener su reflejo en una contracción para el próximo año.