Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Bolivia

POLÍTICA Bolivia

Los comerciantes bolivianos desafían a Evo Morales y se niegan a emitir facturas

Americaeconomica.com / 14-10-2010
La Confederación de Gremiales de Bolivia protesta hoy en La Paz contra la pretensión del Gobierno, incluida en la Ley de Aduanas, de que los comerciantes minoristas emitan facturas en sus compras a los mayoristas. El pasado martes paralizaron centros comerciales de importancia como Cochabamba Oruro o Santa Cruz. El Gobierno sin embargo, sostiene que no se modificará el Régimen Simplificado, por lo que no se establecería la obligación de emitir facturas.

Pese a que el Gobierno de Evo Morales ha insistido en que no se modificará el actual Régimen Tributario Simplificado, que no cuenta entre sus normas con la obligación para los minoristas de emitir facturas en sus compras a los mayoristas, el colectivo de comerciantes se ha mostrado reacio a creer las declaraciones gubernamentales. Aseguran que con la reforma de la Ley de Aduanas, que aun no les ha sido remitida, se modificará dicho Régimen y deberán emitir facturas.

En protesta por este hecho, la presunta anulación indirecta del régimen simplificado, los comerciantes continúan con las protestas que iniciaron el pasado agosto, cuando la Asamblea Legislativa aprobó la nueva Ley de Aduanas. Para hoy los comerciantes de La Paz, Cochabamba, Beni y Pando tienen planificado el bloqueo de carreteras y cierre de mercados, tal como ocurriera el pasado martes en el resto de los departamentos.

En Bolivia hay aproximadamente 1 millón de comerciantes minoritarios o, como son denominados en el país, gremialistas. Consideran que con la desaparición del Régimen Tributario Simplificado, se corre el riesgo de que muera el sector minorista. Dicho Régimen da vida al comerciante desde 1986, según los propios comerciantes, e incentiva para que no se emita ni se pida facturas.