PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Lunes 22 de Enero de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

POLÍTICA Argentina

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, prepara su desembarco en el partido peronista

Americaeconomica.com / 08-11-2010
La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, podría haber comenzado a realizar los primeros movimientos dentro de su partido tras el fallecimiento de Néstor Kirchner, según apuntan diferentes artículos publicados en Argentina. La mandataria estaría ya a punto de presentar la alineación de un grupo de colaboradores de confianza, lo que en Argentina se conoce como la “mesa chica”. Los analistas creen que este es el primer paso que demuestra que estudia presentarse a la reelección.

Algunos medios locales señalan la presencia en este círculo de confianza a su hijo mayor, Máximo Kirchner. Todo ello coincide con la publicación de unas encuestas, las cuales apuntan que Fernández ha aumentado su popularidad en más de 10 puntos, a raíz del repentino fallecimiento de su marido. Si se celebraran ahora las elecciones con estos resultados, la presidenta comenzaría su segundo mandato al frente de la Casa Rosada.

Tras la desaparición de su mayor colaborador, la presidenta emprende la tarea de crear su propia “mesa chica” donde apoyarse, y generar un grupo con el que presentarse a las elecciones generales de 2011. Parece que la presencia de Carlos Zannini, secretario técnico y legal, además de consejero de los Kirchner durante siete años, es la única segura en esta ‘mesa’. La mayor novedad surgiría desde la misma familia de Fernández. Su hijo mayor, Máximo, ha sido señalado por parte de la prensa local como posible componente de este círculo de confianza.

Estos cambios de futuro pueden provocar modificaciones en la política económica de Argentina. Hasta ahora, los analistas apuntaban por una continuidad en la tendencia habida durante la existencia de Néstor Kirchner. La buena imagen dejada por el ex presidente, evitar la incertidumbre en los mercados y la buena situación económica por la que pasa el país latino eran as principales razones que los analistas argumentaban como motivos de la posible inmovilidad de la Casa Rosada en este ámbito.

Quizá no les faltaba razón, ya que la situación económica argentina sopla a favor de los aires que llegan de los mercados internacionales. El riesgo que caracteriza a Argentina parece ir desapareciendo, como demuestran las emisiones de deuda de provincias y empresas nacionales, las cuales vuelven a recibir financiación exterior.

La Fed (la Reserva Federal de EEUU) también ayuda en este sentido. Los estímulos económicos de Ben Bernanke, el cual inyectará 600.000 millones de dólares (423.110 millones de euros) a los mercados de aquí a fin de año, al tiempo que anunciaba que los tipos de interés de referencia se mantendrán entre 0 y 0,25%. Estas son buenas noticias para Argentina ya que habría un aumento de entradas de capital, lo que beneficiaría un aumento de la actividad económica.

Y como indican los analistas, este tipo de acciones por parte de EEUU suelen repercutir en un aumento de los precios de las materias primas; y en el caso de Argentina, en el precio de la soja.