PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Domingo 22 de Abril de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Bolivia

POLÍTICA Bolivia

Evo Morales frena la subida del transporte pese a las presiones del Sindicato de Chóferes

Americaeconomica.com / 11-01-2011
El Gobierno boliviano ha reiterado que las tarifas del transporte no sufrirán subida alguna en 2011. Frena de esta manera la pretensión del Sindicato mayoritario de transportistas, que había hecho un llamamiento a sus asociados para que incrementaran más de un 20% las tarifas y estaba a la espera de que la Autoridad de Telecomunicaciones y Transportes accediera a aprobarla. El presidente Morales intenta apuntarse así mismo un tanto ante la caída de un 30% de su popularidad.

Pese a lo anunciado por la unión mayoritaria de transportistas de Bolivia, el Sindicato de Choferes, las tarifas del transporte público no subirán este año. Dicha agrupación había propuesto un alza de precios por pasaje del 22% y había solicitado a sus afiliados que comenzaran a aplicarla. Sin embargo, la falta de respuesta por parte de estos, ha obligado al sindicato a acudir a la Autoridad de Telecomunicaciones y Transportes, para que diera legitimidad legal a la subida.

Tal y como ha afirmado el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Walter Delgadillo, "la ATT (Autoridad de Telecomunicaciones y Transportes) lo ha dicho y nosotros como Gobierno hemos respaldado esa decisión, las tarifas del transporte no se mueven". Queda, de esta manera, frenada la pretensión del sindicato. Lo cierto es que en Bolivia, las empresas que ofrecen los servicios de transporte suelen ser de pequeño tamaño, por lo que las decisiones se toman casi de manera individualizada por cada chofer. Esto podría ser uno de los motivos por los que la unión de transportistas no ha logrado el resultado esperado.

El presidente Evo Morales, que en el día de ayer reconocía el daño que ha hecho a su imagen el llamado “gasolinazo”, se ha comprometido a mantener las tarifas actuales. Tras la caída de su popularidad en un 30% a causa de su pretensión de retirar las subvenciones al petróleo y encarecer su precio en el mercado boliviano en hasta un 83%, el presidente boliviano se esfuerza por contener las críticas que parten, precisamente, de sus votantes, el indigenismo del país.

Habrá que esperar a las próximas encuestas para saber si esta medida, así como la retirada del “gasolinazo”, surte efecto en su popularidad. Sin embargo, desde sectores indigenistas se alzan voces críticas que aseguran que morales ha abandonado la senda que lo llevó al poder. La apertura del mercado petrolero a empresas internacionales, cuando su promesa hablaba de nacionalización, es un ejemplo utilizado para exponer esta postura.