PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Domingo 21 de Enero de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Bolivia

POLÍTICA Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, sigue sin llegar a ningún acuerdo con los sindicatos

Americaeconomica.com / 01-03-2011
Sin cambios. Así es como ha finalizado el diálogo del Gobierno de Evo Morales con la Central Obrera Boliviana (COB) y la Confederación de Chóferes por sus peticiones. La principal exigencia de la COB es un salario mensual de 8.309 bolivianos (858 euros) para un trabajador con una familia de cinco personas. Mientras, la cita para analizar la petición de un alza de tarifas de transporte tampoco ha dado resultados y los dirigentes incluso abandonaron el encuentro durante su desarrollo.

Por el momento, se ha paralizado cualquier tipo de negociación, ya que todavía no se ha llegado a un acuerdo y Evo Morales ha pedido posponer el diálogo sobre los temas de la canasta familiar y de la reactivación productiva, para atender los temas de los desastres naturales a los que deben asistir los ministros del país.

El ministro de Trabajo, Félix Rojas, dijo que propuso a los dirigentes de la COB formar subcomisiones técnicas para el "análisis cuidadoso" de sus peticiones salariales, aunque los sindicalistas creen que ese procedimiento es dilatorio ya que, a su juicio, el Ejecutivo no tiene respuestas a su demanda.

La principal exigencia de la COB es un salario mensual de 8.309 bolivianos (858 euros) para un trabajador con una familia de cinco personas, que incluye los costes de alimentos, ropa, vivienda, educación, transporte y ocio.

Uno de los dirigentes del sindicato obrero, Octavio Urquizo, señaló que el Gobierno todavía no tiene una respuesta y de nuevo se han vuelto a presentar los informes sobre la inflación del año pasado con los que quiere justificar un incremento salarial de 7% para el 2011. Cifra que los sindicatos consideran insuficiente.

Ambas partes confirmaron que mantendrán el diálogo, aunque no definieron cuando volverán a reunirse.

Tampoco dio su fruto la cita entre otros ministros y la Confederación de Chóferes para analizar la petición de un alza de tarifas de transporte. El descontento de algunos dirigentes ha provocado que abandonasen el encuentro durante su desarrollo.

El ministro de Obras Públicas, Walter Delgadillo, encargado del sector de transporte, destacó que la reunión tuvo una participación de organizaciones vecinales, municipales, de las gobernaciones que apoyaron la realización de un estudio técnico para evaluar la calidad del servicio y definir si se justifica un alza de tarifas.

Los conductores exigen subir el pasaje urbano de 1,50 a 1,80 bolivianos (de 15 a 20 céntimo de euro), argumentando que el coste de vida se elevó tras el llamado "gasolinazo", el aumento de hasta un 82 % en el precio de los combustibles que decretó y luego retiró el presidente Morales en diciembre.