PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Sábado 18 de Agosto de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Bolivia

POLÍTICA Bolivia

El Gobierno boliviano emite una orden de captura contra altos cargos de sus servicios antidroga

Americaeconomica.com / 09-03-2011
El Gobierno boliviano ha emitido una orden de captura internacional contra uno de los presuntos cómplices del ex jefe de la fuerza antidroga del país René Sanabria, que fue procesado por narcotráfico en EEUU y Panamá. Se trata de Jorge Roger Sánchez Pantoja, hermano del coronel Milton Sánchez Pantoja, detenido en Bolivia junto a otros tres policías que también están implicados en el caso. El presidente Evo Morales, cada vez más presionado por la población, deberá adoptar una política antidrogas más eficaz. No obstante, y aunque resulte una actitud contradictoria, el Gobierno sigue adelante con la intención de legalizar el cultivo de coca para masticar.

La trama se descubrió el pasado 24 de febrero. Sanabria fue capturado en Panamá y lo trasladaron a Miami junto con Marcelo Juan Foronda. Ambos están acusados de preparar un envío de cocaína boliviana hacia EEUU, donde, al parecer, ya habían enviado un alijo de 144 kilos en 2010.

La captura del ex jefe policial y los crecientes decomisos de droga boliviana en distintos continentes han desatado en el país una polémica sobre la responsabilidad del presidente Evo Morales en el auge del narcotráfico en el país. Analistas políticos señalan que la detención del también ex director de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN), René Sanabria, es una trágica noticia para la policía y el país en general, ya que deja en entredicho la eficacia del Gobierno boliviano ante esta situación.

El ministro de Gobierno , Sacha Llorenti, fue convocado por el Congreso boliviano la semana pasada para explicar su actuación en el caso del general Sanabria y la política antidrogas del Gobierno, cuestionada por opositores que piden el retorno de la agencia antinarcóticos de EEUU al país, que fue suprimida por Morales en 2008.

El mandatario, que no oculta su decepción, ha reiterado una y otra vez que su Gobierno y el pueblo se esfuerzan en combatir el narcotráfico en el país, tercer productor mundial de hoja de coca, materia prima de la cocaína.

Por el momento, las autoridades bolivianas han anunciado que su meta es superar este año las 8.200 hectáreas de coca erradicadas en 2010, como parte de su estrategia antidroga. No obstante, esta medida no afectará a las comunidades que consumen esa planta como parte de sus tradiciones ancestrales. Según el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, en 2011 el desafío es racionalizar 200 hectáreas más de ese cultivo en relación con 2010, siempre en consenso con los productores y respeto a los derechos humanos.

Esa decisión contrasta con la intención de Evo Morales, que ha reconocido que quiere legalizar el cultivo de hoja de coca en Bolivia, un cultivo que sería muy interesante para el país, sobre todo en temas económicos. El mandatario quiere plantear el poder tener parcelas de cierto tamaño donde se pueda cultivar de manera legal la hoja de coca, la materia prima de la cocaína.

Parece que Morales quiere dar vía libre a esta peculiar plantación, que a pesar de que muchos la relacionen con la cocaína, no se trata de cultivos de droga, sino de hoja de coca, que es un producto natural y que se puede consumir de manera directa, sin añadir productos químicos ni tratarla de manera alguna.