Semanario
de información económica y financiera


Inicio
-reportajes - cifras países - volver

 


Viernes 21 de diciembre, 2001

Ramón Puerta asume la presidencia provisional

Argentina sigue sumida en un caos social, económico y político. Los peronistas del Partido Justicialista rechazaron anoche el último llamamiento de De la Rúa para formar un Gobierno de unidad nacional, ante lo que el Presidente respondió con su dimisión. Antes de su renuncia formal, De la Rúa decidió derogar el estado de sitio que había declarado el miércoles de madrugada ante los masivos saqueos.

Todo estaba preparado para el nombramiento del peronista, Ramón Puerta, que iba a asumir provisionalmente la Jefatura del Estado. Puerta dijo primero que sólo pretendía estar en el cargo por un periodo de 48 horas, declaró que "tratará de llevar tranquilidad a los argentinos, defender sus propiedes y resolver el hambre asegurando el flujo de dinero". Pero después se manifestó dispuesto a ser candidato. Esta decisión planteó problemas legales porque el presidente transitorio no puede presentarse a los comicios, con lo que Asamblea Legislativa aplazó el nombramiento hasta la sesión del día 22 a las siete de la tarde, hora local.

Mientras tanto, Puerta fue ratificado como Presidente provisional, tras un periodo caótico plagado de enfrentamientos entre diputados donde se puso de manifiesto la división que asola las posibilidades de tomar el poder de los justicialistas. En su primera rueda de prensa como máxima autoridad de la Nación, Puerta aseguró que restablecería el estado sitio y consideró que había sido derogado inexplicablemente. Además designó, como jefe de Gabinete al economista de Misiones Humberto Schiavoni y como responsable de Economía al senador de Santa Fé, Oscar Lamberto.

La primera medida que piden la mayoría de los peronistas es la devaluación del peso, lo que deterioraría aún más la lastrosa situación de los argentinos. En medio de las especulaciones políticas, las tres sindicales obreras del país (las dos CGT y la CTA) seguían adelante con la huelga general convocada anoche, en rechazo al estado de sitio declarado por el Gobierno. Los gremios protestan contra "la brutal represión que se abatió sobre miles de argentinos" en la trágica jornada del jueves. Las protestas violentas y los actos de pillaje continuaron ayer en todo el país.

El corazón de Buenos Aires, la Plaza de Mayo, se convirtió en un auténtico campo de batalla con duros enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, que se saldaron con decenas de heridos y centenares de detenidos. Durante la madrugada, manifestantes violentos tirotearon la casa del ex vicepresidente, Carlos Álvarez. En estos dos días de protestas generalizadas y saqueos a supermercados, 26 personas han fallecido a manos de la policía y de los propietarios que trataban de defender sus comercios de los de los robos.

RGT MCR

 



Edita Asesores de Publicaciones S.L.